Una semana después…

Parece mentira que haya pasado ya una semana. Durante esta semana, nos vimos a diario (casi, 6/7 días) lo cual definitivamente impactó en nuestras rutinas y percepciones.

De viernes en la noche a domingo en la noche todo fue genial, relativamente tranquilo y sin mayores variaciones. El lunes fue el único día que no nos vimos, no hubiera sobrevivido al martes con ese desvelo. Pero a partir del martes… Wow… Sólo teníamos el plan de vernos el jueves, pero martes planeamos a la carrera; miércoles, improvisamos genialmente; jueves nos vimos como estaba planeado, pero no hicimos lo que teníamos planeado, y salió genial, aún más interesante de lo que hubiéramos creído; viernes… Simplemente seguimos con la inercia del contacto y nos vimos otra vez. Pero fue diferente; la conversación fue más seria, los temas más profundos, las frases más elaboradas… Todo fue más intenso…

Ayer sábado… El ritmo cambio un poco, aparecieron las dudas, cuestionamos la velocidad y terminamos reforzando el compromiso.

Me pareció tan curioso como nuestros temores, dudas y cuestionamientos se reflejan. Tenemos miedos similares, cicatrices parecidas, cuestionamientos equivalentes… y, detrás de todas estas cosas que parecen barreras, nuestros motivamientos, nuestros deseos, lo que queremos conseguir y lo que queremos cuidar también se parecen tanto…

Y todos estos grumos, esta textura, los altos y bajos relieves, son los que me hacen quererte mas, apreciarte como una persona real, no perfecta ni pretendiendo serlo, sino mas bien real, con fortalezas y debilidades, todas características interesantes. Admiro tu honestidad y tu valor al mostrarte vulnerable frente a… mi. Y al mismo tiempo que lo agradezco, no puedo evitar sentirme cada vez mas comprometido con lograr corresponder esa confianza con lo mejor que pueda dar en esta nueva e incipiente relación.

Extrañamente este es el momento en el que he estado centrado, enfocado, fuerte, deseoso y lleno de recursos. Aún no le he dado espacio a los murciélagos de mi campanario para que se alboroten, ya tendrán su momento, pero aun no ha llegado.

En fin, este post empezó hace como seis horas, y ahora debo terminarlo rápido, pues hay que dormir para madrugar para trabajar para avanzar; pero acá al final, voy a dejar un recuerdo de lo que paso y lo que compartimos y que me encanto.

2014-08-07 23.04.18

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s