I hope to see you soon…

(Antes que nada, una aclaración: estoy reconstruyendo acá un texto que empece a escribir hace unos minutos, y que torpemente borre. Aunque cumplió su función catartica, realmente quiero dejarlo plasmado en este medio.)

Como duelen las despedidas…

Especialmente cuando son sin ninguna ceremonia, a medio food court en el mall, justo antes de dejarlas almorzando…

Aun tengo una pequeña oportunidad de verlas mañana un rato, un ratito nada mas… pero queria decir adios de una vez, solo por si acaso.

Es la segunda vez, que recuerde, que tengo que despedirme sin ceremonia para venir a trabajar. Esta vez ha sido, por mucho, la mas devastadora de las dos.

(Volver a escribir todo esto esta generandome una extraña sensación… me siento relajado y cansado, como con sueño… estoy emocionalmente agotado)

Aunque las lagrimas salieron rapidisimo al estar ahi dando abrazos y diciendo últimas palabras, no sé de donde saque fuerzas para no ponerme a llorar pura Magdalena. Tal vez mas tarde me pegue, tal vez no. En el camino, venia pensando: “tal vez me de tiempo de llorar un poco antes de trabajar” y zaz que no… pero escribir (y reescribir) esto de verdad me esta relajando de una forma que no esperaba…

Tangencialmente, venia pensando en el camino que tal vez soy tan melancolico porque realmente no he crecido. Todo el mundo ha seguido con los pies en la tierra, ha envejecido y crecido con ella, han vivido y expermentado; mientras que yo solo me limite a existir este tiempo, a disfrutar empecinadamente una epoca de mi vida, sin salir de ella.

A pesar de todo, haber pasado casi tres dias con mi ahijada, ha sido la experiencia mas maravillosa del año. A pesar del dolor que causo esas lagrimas, ver esa sonrisa hermosa y honesta, esos grandes ojos llenos de esperanza, curiosidad e inteligencia, estar correteando a esa niñita llena de vitalidad y energia… Recibí tanta satisfacción a cambio de unos minutos de dolor por la despedida, que lo unico que puedo decir es que toda la situación fue una ganga.

Extrañamente, cuando escribí esto originalmente, sonaba una canción de Santana en mi iTunes que decia: “hoy es adios, mañana quizas…” aun hay muchos mañanas por delante, y aunque esa palabra pueda ser una trampa mortal cuando no la usamos o manejamos adecuadamente, tambien es un gran contenedor de esperanza e ilusión.

Hasta luego Jimena, espero poder verte pronto…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s