La impresión

Hace ratos debí haber escrito esto, pero al fin acá esta.

Ese día en el desayuno, hablando de noticias internacionales, mi papá y yo entramos en una pequeña discusión respecto a la irresponsabilidad de las provocaciones de Corea del Norte… Y ¡zaz! que saque al genio de la lámpara y sólo provoque que mi papá saliera con una pataleta anti-USA de un calibre que no había visto en años.

Sus reclamos estaban basados en la historia, sus vivencias e investigaciones, pero luego de eso, esos reclamos despegan totalmente de la realidad, alimentados por falacias y un par de suposiciones básicamente paranoicas.

Me hizo pensar en como realmente configuramos nuestra percepción de la realidad y como podemos tergiversarla y usar nuestros prejuicios para justificar lógicamente ideas que son casi blasfemas.

Me hizo click con el documental sobre el aterrizaje en la luna, donde dicen que es súper importante entender que es posible y que no y que debemos estar dispuestos a cuestionarnos para no creer en cosas imposibles con tal de soportar nuestras teorías locas.

Así cómo mi papá cayo en este error tan fácilmente, ¿cuantas veces no habré hecho yo lo mismo y me habré visto así de mal? Vale la pena tenerlo en mente…

En un rato sigo con otro par de ideas más recientes…

Advertisements