Clusterfuck

A ver: hoy empece el día un poco jodido, por el insomnio de anoche, pero con buen karma, porque ayude a un amigo sin carro a llegar a tiempo a su trabajo.

Pero no, la gente cafre y rata de aquí no podía dejar que las cosas pasaran por las buenas… Cuando íbamos en la mañana en los atascaderos ridículos de la hora pico, unas motos sospechosas nos empezaron a seguir hasta que nos las sacudimos de encima cuando nos fuimos a refugiar con unos policías de tránsito.

Después de comentar al respecto, hacer bromas y demás, paso un día laboral bastante productivo y efectivo. Incluso pude ir a almorzar con una amiga, mandarle un instalador a otra y comprometerme a ayudar a una tercera. Ya a la hora de salida, como había llegado temprano, me iba a ir temprano, y le di jalón a otro amigo sin carro.

Y zaz que nos vuelven a intentar asaltar. Pero esta vez un poco peor: dos idiotas, uno medio normal; el otro, con planta de pegamentero o al menos bien trastornado.

Esta vez tuvimos que poner resistencia mas activa, no había a donde correr, así que volví a utilizar mi efectiva táctica de mover el carro para todos lados y logre golpear a uno y ahuyentarlos a los dos. Pero definitivamente no es la gracia.

No puedo dejar de pensar en las estadísticas: en cinco meses, contando uno que estuve fuera del país, me han intentado asaltar cuatro veces, casi una vez al mes. El colmo es que hoy me hayan intentado asaltar dos veces.

La situación de hoy la atribuyo al cambio de hora… Y no puedo evitar pensar esto: desde pequeño, he oído que al que madruga, Dios lo ayuda. Hoy madrugue, para ayudar a alguien, y nos intentaron asaltar. En la tarde, intento ayudar nuevamente a otra persona, y también nos intentan asaltar. Así que para mi, madrugar y ayudar gente me trae potencialmente malas consecuencias.

Aunque hay una buena lógica, no tiene sentido. Y no voy a permitir que los agentes externos le den ese sentido a una situación normal y corriente.

En fin, lo mejor y mas importante es estar agradecido que unas pequeñas maniobras funcionaron en la mañana, y que en la tarde basto mi reacción y pequeña acción. Gracias a Dios no escalo la situación en ninguna de las dos ocasiones, y nadie los buenos salió lastimado.

Lo preocupante es estar jugándonos esa posibilidad a diario… A ver cuando nos toca que si se complique la cosa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s