OMG! 2

Anoche la cena fue puramente social… al menos, tan social como podia ser.

Claro que hablamos de cosas técnicas y de trabajo, pero no fue el tema principal de la conversación y estuvo minimizado entre tantas cosas graciosas, interesantes y amenas que disfrutamos, junto con la comida. Fuimos a cenar a un excelente lugar de comida tailandesa, de mis favoritas, y vaya si disfrutamos estar probando varios platos y comiendo de todo.

Luego de terminar la cena e irnos cada uno tranquilo y pensando sobre lo conversado en estos dias, mi noche termino tranquilamente en mi casa.

Hoy en la mañana, salió, de forma un poco sorpresiva, un desayuno de trabajo. Y fue genial. Ahora resulta que, apenas con cinco semanas de estar empezando negocios acá, vamos a involucrarnos en un proyecto de responsabilidad social, en todas sus fases. Todo lo digital va a correr por nuestra cuenta, y vamos a aportar un poco a un gran proyecto acá en Guatemala.

La verdad es que no sabía que nos íbamos a involucrar en algo así, y encima, tan rápido. Pero realmente es bastante satisfactorio el saber que podemos, y vamos a, hacer la diferencia para mucha gente que necesita una opción para redireccionar su vida.

Así que, ahí vamos… en menos de 48 horas, nos han invitado 4 veces a comer y salir, por cosas de trabajo. Hemos causado buenas impresiones, hemos incluso empezado ya a dar pasos sólidos dentro de estos proyectos y estamos generando buena expectativa acerca de lo que podemos hacer.

Creo que es una buena, magnifica, señal, que podamos dar casi al mismo tiempo que estamos recibiendo.

Advertisements

OMG! OMG! OMG!

OMG! El lunes empezo todo tranquilo, casi todo perfecto, hasta que sali de mi casa directo a ensartar la cara a una manifestación que me hizo venir a la oficina mas de una hora tarde. Después de eso, todo normal y tranquilo, preparando nuevas pruebas y vistas previas y trabajando en la administración de mi sitio asignado. En la tarde, resulto que nos extendieron una invitación a cenar, con un cliente… o al menos, cliente potencial.

Ayer pasamos el dia tranquilo, cada uno ocupado con lo suyo sin pensa tanto en la cena. Ya al final de la tarde, empezamos a coordinarnos: a donde ibamos a ir, en que carro, etc. Fuimos a traer a nuestros clientes a su hotel en mi carrito, y decidimos ir a Paseo Cayala para cambiar de ambiente y dar una buena impresión.

¡Y vaya impresión la que causamos! pero, de esto nos enteramos hasta después, la primera impresión, la importante, no la dimos anoche, sino hace un par de semanas, cuando entregamos nuestro primer trabajo…

Después de mucha buena conversación, un par de cervezas, y conocernos un poco mas, resulto que nuestro nuevo cliente vino a Guatemala solo para conocernos… No estaba aprovechando el viaje, no estaba de vacaciones… vino con la única intención de venir a conocernos antes de empezar a trabajar con nosotros.

¡Wow! Nunca ha venido una persona de otro país solo para venirme a conocer… y luego decirme que me va a dar trabajo y a pagar en dólares.

Así que, aunque la noche ya estaba enfocada a lo positivo, aumento de magnitud rápidamente.

Y luego hoy… Hoy, basicamente, vinieron a traernos para llevarnos a almorzar, seguir hablando de muchas cosas… y al regresar a la oficina, ¡venimos directo a empezar a ver el trabajo que vamos a hacer! Claro que la parte alegre, la facturada, va a llevar un poco mas de tiempo, y no es como que nos dejaron de un solo $$$ en la mano; pero lo importante, es que ya tenemos el trabajo asignado, y es trabajo mensual, constante.

No solo eso. Entre mañana y el viernes, nos van a ayudar a conseguir un par de citas importantes que nos pueden abrir puertas acá en Guate para aumentar nuestra cartera de clientes, nuestro volumen de trabajo, y nuestro perfil como empresa. Definitivamente las cosas mejoraron enormemente en menos de 24 horas… ¡y hoy vamos a ir a cenar otra vez!

Definitivamente nuestra situación esta avanzando muy, pero muy bien. Vamos a ver si la cena de hoy trae alguna otra sorpresa…

Clusterfuck

A ver: hoy empece el día un poco jodido, por el insomnio de anoche, pero con buen karma, porque ayude a un amigo sin carro a llegar a tiempo a su trabajo.

Pero no, la gente cafre y rata de aquí no podía dejar que las cosas pasaran por las buenas… Cuando íbamos en la mañana en los atascaderos ridículos de la hora pico, unas motos sospechosas nos empezaron a seguir hasta que nos las sacudimos de encima cuando nos fuimos a refugiar con unos policías de tránsito.

Después de comentar al respecto, hacer bromas y demás, paso un día laboral bastante productivo y efectivo. Incluso pude ir a almorzar con una amiga, mandarle un instalador a otra y comprometerme a ayudar a una tercera. Ya a la hora de salida, como había llegado temprano, me iba a ir temprano, y le di jalón a otro amigo sin carro.

Y zaz que nos vuelven a intentar asaltar. Pero esta vez un poco peor: dos idiotas, uno medio normal; el otro, con planta de pegamentero o al menos bien trastornado.

Esta vez tuvimos que poner resistencia mas activa, no había a donde correr, así que volví a utilizar mi efectiva táctica de mover el carro para todos lados y logre golpear a uno y ahuyentarlos a los dos. Pero definitivamente no es la gracia.

No puedo dejar de pensar en las estadísticas: en cinco meses, contando uno que estuve fuera del país, me han intentado asaltar cuatro veces, casi una vez al mes. El colmo es que hoy me hayan intentado asaltar dos veces.

La situación de hoy la atribuyo al cambio de hora… Y no puedo evitar pensar esto: desde pequeño, he oído que al que madruga, Dios lo ayuda. Hoy madrugue, para ayudar a alguien, y nos intentaron asaltar. En la tarde, intento ayudar nuevamente a otra persona, y también nos intentan asaltar. Así que para mi, madrugar y ayudar gente me trae potencialmente malas consecuencias.

Aunque hay una buena lógica, no tiene sentido. Y no voy a permitir que los agentes externos le den ese sentido a una situación normal y corriente.

En fin, lo mejor y mas importante es estar agradecido que unas pequeñas maniobras funcionaron en la mañana, y que en la tarde basto mi reacción y pequeña acción. Gracias a Dios no escalo la situación en ninguna de las dos ocasiones, y nadie los buenos salió lastimado.

Lo preocupante es estar jugándonos esa posibilidad a diario… A ver cuando nos toca que si se complique la cosa.

Viendo fotos…

Viendo fotos para entretenerme porque no puedo dormir, estaba haciendo cuentas que hace exactamente tres meses estaba en París, ya levantandome para empezar el día; saliendo a pasear en los días antes de ir a hacer la prueba.

Creo que realmente fue una coordinación excelente que haya hecho el viaje en mi cumpleaños, así cada mes es súper fácil recordar la fecha y mantener presente la meta de repetirlo.

Hoy tuvimos una seria platica que involucra dinero, y la forma mas efectiva de gastarlo, para asegurarnos de tener un buen equipo para el trabajo, pero también para empezar a ahorrar para el viaje del otro año. La verdad es que no puedo establecer una cosa sobre la otra como prioridad, y de verdad me cuesta decidir si podría hacer una cosa en vez de las otra.

Trabajando día a día, no me queda mas que admitir que mi pobre MacBook blanca, de casi 60 meses, esta pataleando para mantener el ritmo. Pero en momentos de nostalgia y planificación como estos, me importa mas asegurar el pasaje y los gastos para otra ida al viejo mundo.

Y ya que de todas formas tengo que hacer las dos cosas, lo mas probable es que me las disfrute muchísimo mas que esta vez, por lo que me van a costar…

No se ni porque me dio insomnio, si estaba medio cansado y bien dispuesto a dormirme… Pero ni modo, lo acabe aprovechando leyendo y recordando; manteniendo frescas las memorias de una gran experiencia.

Remember, remember…

Hoy fue un día de recuerdos y paralelismos.

Cuando me levante, recordé que hace tres meses estaba ya en el aeropuerto, esperando la salida de mi vuelo. Cuando llegue a mi oficina, me recordé que a esa hora iba volando sobre México.

Cuando salí para la antigua, era la hora en la que estaba almorzando en Hard Rock Café de México. Cuando estaba con Maris hablando en la sala de su casa, era la misma hora en la que estaba subiéndome al avión para agarrar camino a Londres.

A esta hora hace tres meses, andaba volando sobre Canadá, la península de labrador, si no estoy mal…

Me gusta recordar, para mantener mi meta en mente… Volver a ir.

Ahora incluso, ando cargando una de las pocas monedas que sobrevivieron el viaje, una libra, justamente para tener siempre a la mano uno de esos pequeños recordatorios y símbolos de mi meta; mi pequeña zanahoria para motivarme a dar un paso mas…

Y hablando de pasos, hoy avance un poco a tambaleante, pero avance. Ya tome totalmente control de uno de los canales que tengo que administrar y monitorear. Como todo buen inicio, hubo un par de problemas, varios correos y un par de llamadas… Pero todo quedo bajo control, y eso que andaba en la antigua, visitando a mi pequeña gran amiga, a la que tenía tiempo de no ver.

Mañana vamos con todo a seguir avanzando en la administración del sitio asignado, para lograr una buena impresión y acelerar la transferencia de los demás sitios hacia mi… Y con eso, ya puedo empezar ad facturar mensualmente una cuota moderada y constante.

Vamos a ver que otras sorpresas trae el día, caiga lo que caiga, hay que aprovecharlo.

Big jump!

Acabamos de salir de una reunion que probablemente sea el principio de un gran salto.

La incubadora de negocios del Campus Tecnologico tiene muchos y muy buenos contactos no solo acá en Guatemala, sino tambien a nivel internacional y, basicamente, acabamos de entrar en su esfera de influencia. Aunque debo admitir que nuestra presentación no estuvo al nivel que yo hubiera querido, al menos si logro transmitir el entusiasmo que tenemos por las ideas que estamos impulsando y promocionando.

Logramos buenos ofrecimientos de ayuda, justamente en el area que estamos buscando: contactos. En estos momentos, afortunadamente, no necesitamos gran cosa de capital de inversion o cosas por el estilo… lo que mas nos serviria son clientes a quienes trabajarles, que nos sirvan no solo para obtener ingresos sólidos y constantes, sino tambien para poder dar a conocer nuestro nombre y crear la siguiente ola de contactos y trabajo.

Oficialmente, agregamos una letra a nuestro nombre, CodeMonkeys; plural… y vamos a empezar a trabajar un nuevo proyecto de muestra, esta vez, directamente para la incubadora. No solo vamos a ayudarlos a presentar una imagen mas tecnologica, sino tambien nos va a ayudar a nosotros para aparecer en todas las presentaciones que ellos hagan. En este caso especifico, vamos a ser como la rata del horóscopo chino: montados en un fuerte buey, vamos a saltar sobre la oportunidad que se nos coloque enfrente.

Así que, ¡a trabajar! Curiosamente, a mi me tocaron en este momento mas funciones administrativas que puramente tecnológicas…

Working weekend

Este fin de semana ni descanse mucho que digamos… El sábado me lo pase trabajando arduamente, en serio.

Para hacer corta una historia larga, ayer sábado me la pase de mano de obra semicalificada en un pequeño trabajo extra.

No solo acompañe a un amigo a hacer varios mandados que nos tuvieron dándole vueltas a la ciudad por la mañana, sino que en la tarde me fui a “cocinar” para un cumpleaños. Estuvo de lo mas divertido el asunto y, aunque realmente acabamos cansados, fue realmente satisfactorio pasar un día trabajando arduamente en algo diferente.

De verdad me hace valorar el espíritu emprendedor que otras personas tienen… Y no puedo dejar pasar la oportunidad para remarcar lo excelente que ha sido la sincronización de estos eventos para mi.

Siguiendo este ritmo de actividades, creo que realmente voy a poder cristalizar ese gran cambio que poco a poco he ido intentando hacer, pero que nunca se mantiene constante. La gran diferencia ahora es la total utilización de mi horario, lo cual de verdad no deja tiempo para perder.

Claro, que, eso también repercute un poco en mis pequeñas y poco frecuentes actividades extra curriculares… Pero poco a poco iremos acomodando todo.

Mañana, de regreso al trabajo y ya con nuevas tareas periódicas asignadas, como administrador de sitios.

Así que, aunque acá estén cayendo helicópteros del cielo, todo parece marchar muy bien.