Pensando…

Para distraerme un poco en este relajado dia, estoy leyendo un… ¿cuento, relato? Como sea, acabo de pasar por una frase que me parecio de lo mas interesante:

“Somewhere in the back of her mind was the irrational idea that every bit of her life had been pointing toward this moment and whatever happened afterwards would be mere time­keeping till the grave.”

¿Cuantas veces realmente llegamos aun punto o momento asi? Es como cuando decimos que nos vamos a morir por algo: de colera, de tristeza, etc. Es una exageracion, solo una forma de hablar… pero ¿realmente hemos vivido un momento asi de importante y trascendente en nuestras vidas? Yo quiero creer que ya he pasado por esa experiencia al menos una vez, tal vez dos… pero nada como lo que se me viene encima.

La ventaja de pensar en la vida como un proceso, en vez de un conjunto de estados, es que vivimos estos momentos de transicion de forma mas frecuente, e incluso, a veces pasan desapercibidos.

Muchas pequeñas, insignificantes decisiones me han traido a este punto, donde, tal vez, ni siquiera realmente voy a decidir, sino unicamente llevar a su ultima consecuencia las decisiones que tome hace tiempo, sin pensarlo.

En estos momentos pienso en cada una de esas pequeñas curvas que encontre en el camino y que ni siquiera percibi… todos esos pequeños desvios que no tome, intersecciones que pase, bifurcaciones en las que me fui por el lado mas practico o facil. Todo tiene sus consecuencias y estas me acompañan ahora: un frenazo retardado, un aceleron demasiado largo, una compra impulsiva, una palabra mal dicha… tantas cosas pequeñas, que parecian aisladas y sin importancia, solo un eslabon mas en una cadena… y terminaron siendo puntos de inflexion de esta curva a la que llamo vida.

Con suerte, de aca a mi tumba hay unos 60 años o mas… pero la mejor de las suertes no es rival para la torpeza; mucho menos para el destino.

En estos momentos tengo tantas ganas de escribir, porque lo que realmente quisiera hacer es hablar, y no puedo. ¿Que va a pasar en esos momentos en los que tampoco pueda escribir? ¿Como voy a manejar mi mente, mis pensamientos, en esa soledad tan amplia?

Y, dato curioso, ¿Por que pensar estas cosas realmente me tranquiliza; hace que los latidos de mi corazon y mi respiracion sean mas lentos?

Tal vez de verdad funcione mejor bajo presion, tratando de resolver el problema, y no ignorandolo.

—–o—–o—–o—–o—–o—–o—–o—–

Despues de una breve interrupcion, me pregunto: ¿Hay realmente algo especial en mi? O como lo dije la vez pasada: ¿Soy todo lo bueno que dicen los demas de mi, o esas cosas que desconocen de mi? Creo que como toda buena herramienta, depende de las manos del artesano. Mis habilidades, o simplemente, mis caracteristicas, no son nada a menos que las use; y si las uso mal, ya son otros cinco pesos…

Anoche me preguntaron si era muy apegado a mi familia, a mis papás… y tuve que responder, honestamente, que me estaba apegando. Despues de todo lo que he dicho, hecho, pensado y sentido, es en estos momentos previos a la separacion en los que el vinculo esta arraigandose y fortaleciendose.

Pensar me calma, me serena, me ayuda un monton. ¿Que trabajo podria hacer en el cual este pensando, investigando, hablando y exponiendome? No es ese el “trabajo” que estoy yendo a buscar tampoco…

—–o—–o—–o—–o—–o—–o—–o—–

Casualmente, parece que mi salida aca va a desencadenar otras mas; a lo mejor los vientos de cambio no estan impulsando solo mis velas.

Bueno, aca lo dejo, voy a seguir leyendo otro rato antes de escaparme temprano para almorzar, jeje

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s