They’re gone; Godspeed, my friends…

And so… paso lo que tenia que pasar, como tenia que pasar… las (mis) colochas se fueron ya.

Solo de pensar en escribir esto, nuevamente siento el nudo en la garganta, la picazon en los ojos, la presion en el pecho…

El jueves tuve la maravillosa oportunidad de pasar la tarde con Jimena. La lleve a una piñata donde pensaron que yo era su papa… un poco fuera de lo comun explicar que era solo el padrino. Y a pesar de un pequeño instante de crisis, la cual se soluciono facilmente por la proactividad de una agradable señorita, todo fue realmente bueno, bueno y bueno🙂

Aunque no pasamos toda la tarde juntos, fue tan divertido pasar unas cuantas horas…

El viernes todo quedo frustrado y ya no pude ayudar ni acompañarlas.

Y el sabado… el mero dia… pase varias horas con Jimena, basicamente cuidandola mientras Karen terminaba de empacar y preparar cosas. Fue tan especial cada minuto que pasamos y tan triste la escena completa… Me quedan los maravillosos recuerdos de cada minuto que pasamos al final; las pequeñas preguntas, las grandes dudas, las risas, los berrinches, los comentarios fuera de lugar pero totalmente inocentes… la pureza de un alma hermosa y un corazon mas grande que la misma casa… Ese instante de perfecto y puro amor: eso fue lo que Jimena me regalo, me dejo… me compartio.

Obviamente, Karen jugo un papel fundamental en todo esto, al permitirnos mantener esa relacion. Quise decir algo asi como: “lo unico que puedo lamentar es… ” pero me corte totalmente al pensarlo. No lamento nada. Absolutamente nada. Las lagrimas que estan en mis ojos ahorita son por la intensidad del recuerdo, la intensidad de la emocion, la cercania del evento… pero quiero creer que de verdad, honestamente, podria morir en este momento con una sonrisa en la cara, solo de recordar a esa pequeña personita tan especial en mi vida y todos los momentos que pasamos los tres juntos.

Yo se que no deberia llorar aca en la oficina, que a lo mejor me sale contraproducente la cosa… pero no queria dejar pasar ni un momento mas sin escribir esto, unas pequeñas palabras alegoricas a la despedida de mis dos mejores y mas queridas amigas.

And so… life goes on… whether I like it or not. So, it’s better for me to love every single instant of it.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s