Thinking… and smiling

A ver… luego de lo que escribí la ultima vez, me siento extraño. Mi experiencia del miércoles me dejo realmente afectado. Por otro lado, la vida sigue, y el drama quedo atrás. Tanto el jueves como el viernes laboralmente hablando estuvieron tranquilos. Y en el gym, fueron casi, casi, normales, a excepción del viernes. El viernes me pase un graaan rato hablando antes de entrar a hacer mis ejercicios… mas de una hora, hasta donde recuerdo, y me divertí muchísimo.

La noche del viernes vino a demostrarnos que nuestra resistencia alcohólica esta en la calle de la amargura… e insisto, creo que eso es bueno. Karen y yo nos sentamos a terminar, al fin, de ver Sherlock Holmes, y a terminarnos la botellita de tinto que teníamos ahí guardada de la semana pasada. Como era de esperarse, 2/3 de botella nos bajaron y estábamos muriendo del sueño… apenas acabamos de terminar la película y fuera, a dormir.

Ayer sábado, ahora que lo pienso, lo sentí súper largo, pero agradable y bonito. Primero, me levante medio tarde, atontado y herido por el vino. Llegue tranquilo y relajado a la oficina, logre ver media movie y prepare todo para escaparme a la piñata de Jimena. Estando ahí, me la pase hablando tranquila y alegremente con Lucia, con quien se supone que nos veremos en esta semana. Luego, me vine acá a la casa, vi mi episodio semanal de Burn Notice y de Through the Wormhole. Luego, fui a traer a las colochas para la sorpresa de la noche: cena con Debbie.

Tengo que admitir que iba realmente angustiado: llegamos tarde y la srita estaba ya molesta. En parte porque normalmente yo llego antes que ella a algún lugar cuando nos juntamos, y en parte porque es la segunda vez seguida que se lo hago. Por suerte, la intervención de factores externos, mas el encanto y una pregunta directa de Jimena solucionaron pronto el asunto, relajando el ambiente y dejándonos cenar tranquilos… atorándonos de sushi.

Al regresar a la casa, veníamos con Karen hablando en el carro y, aunque estábamos cansados y con sueño, seguimos hablando un rato en la casa. Ya saben, nuestras platicas directas, serias y profundas. Aunque prácticamente estábamos hablando de mi y mis conflictos, estaba súper relajado, no hubo ningún momento de molestia emocional.

Quisiera remarcar un pequeño detalle de la tarde. Estando en la piñata, mientras hablaba con Lucia, pude ver a lo lejos a Jimena, feliz en su fiesta de cumpleaños, acompañada por su mamá y su papá. Se veían tan naturales, tranquilos y… tan bien juntos… por un momento me hizo sentir un poco de tristeza por saber que solo era la ilusión del momento, no la realidad diaria…

Pero, mas profundamente, me hizo pensar en esa idea de Toy Story 3… y, nuevamente, me hizo repensar mi lugar en la situación y en la dinámica que tenemos. Me hizo darme cuenta que solo soy un reemplazo temporal… a mi me van a reemplazar de la misma forma que yo estoy reemplazando a alguien… Y, nuevamente, así es la vida, es un hecho que debemos (debo) enfrentar y aceptar… y, de alguna forma, aprovechar el lado positivo de la situación.

Me he quedado mucho mas tranquilo, a ese respecto, desde ayer en la tarde. Me hacia falta aterrizar esa parte de mi mente, de mi alma, no solo encontrarle un sentido, sino una razón de ser, a la situación. Me sigue entristeciendo si pienso en esa despedida, claro; pero en vez de añorar cosas imposibles, me hace recordar con una sonrisa todo esto que he recibido y que no me correspondía a mi.

Podría seguir pensando en esto un buen rato, pero mas bien tengo ganas de moverme un poco… y hoy no fui al gym, así que voy a salir a correr un poco, y luego regreso a ver mi segundo disco de Rebuild of Evangelion, yey!!!

Two faces…

Bueno, nuevamente aca. Ayer pase un dia relativamente normal y bueno. Trabajo en las mañanas, como siempre, aunque un poco mas relajado de lo normal. Por la tarde, sali a hacer tiempo para juntarme con las colochas, pues era el cumple de la colochita y luego teniamos cita con Rirett (la nutricionista) en la que yo ya sabia que me iba a ir mal, por mi evaluacion del gym del lunes.

Todo iba bien… hasta que se chingo. Estando en la Pradera, andaba en lo mio, leyendo posts de io9, cuando, repentinamente, y de la forma mas natural, paso frente a mi una señora con un niño de unos tres o cuatro años maximo. Parecia como si el niño estaba a punto de hacer un berrinche, pero iba callado, apenas gimoteando y con su pacha agarrada con la mano derecha. Segui leyendo en mi telefono cuando, repentinamente, pasaron dos señoras, una relativamente joven y la otra ya mayor. La joven iba diciendo "fue menos de un minuto, ni un minuto" e iban agitadas. Menos de un minuto despues, regresaron y, otro minuto mas, e iban de nuevo pasando… en este momento se toparon con una agente de seguridad del comercial que les pregunto que les pasaba, al verlas todas agitadas y a la señora joven al borde de las lagrimas… entonces, la señora dice: "estamos buscando un niño…"

Comentando y analizando despues, descubrimos que lo que me paso acto seguido fue que entre en shock. El siguiente recuerdo consciente que tengo es estar parado en el parqueo de afuera de la Pradera, del lado del boulevard los Proceres. No se cuanto tiempo paso, o como llegue ahi… supongo que, en algun rinconcito de mi mente, pense que podria salir a ver si encontraba a la señora que llevaba al niño. Regrese adentro del comercial y habia esta agitacion, nada de escandalo: todos los policias hablando por radio, preguntando si alguien habia visto al niño… estuve revoloteando por ahi un rato, pero solo logre ver que se llevaban a la señora joven, asumo que era la mamá, a las oficinas de seguridad del comercial… Unos minutos mas tarde, me fui, para seguir pasando el tiempo en otro lado.

En el analisis posterior que hicimos, pude descubrir que el principal sentimiento que me embargo en este episodio fue la impotencia: me di cuenta de lo que paso, pero solo tiempo despues pude entender el significado de las acciones. Y, para cuando tenia este significado, no habia nada que pudiera hacer… aunque apenas fueron minutos, menos de 5, diria yo, era imposible que alcanzaran a la señora. Ademas, aunque habia visto la imagen, no habia forma de poder identificarla positivamente, ni siquiera volviendola a ver, mucho menos tratando de recordarla…

Y me fui del lugar simplemente porque a cada minuto que pasaba era menos la oportunidad de un final feliz. Aparte que, obviamente, no podia meterme de shute a ver que estaba pasando ni podia ir a preguntar por ahi la conclusion del asunto. Supongo que esta incertidumbre fue a ajustar la impotencia para sacudirme fuertemente por un rato.

Luego me junte con las colochas y pude ver de primera mano la alegria de Jimena por ser su cumpleaños, le di sus regalos, y salimos a la cita y luego a cenar. Me la pase super bien y senti mucha alegria por compartir un momento tan especial con ellas, el hecho de pasar un cumpleaños de Jimena juntos. No pude evitar que, por momentos, me pasara por la mente la tortuosa idea de que este podria ser el unico cumpleaños que pasemos juntos… pero eso no evito que lo disfrutara y que, justamente, por esa misma posibilidad, lo pasara tan bien.

Esto fue un eco de esa idea de Toy Story 3 que puse aca la vez pasada. Armando retrospectivamente la sensacion, definitivamente me identifico con el oso que es dejado tirado y luego reemplazado. Puedo entender lo que él sintio, y puedo entender porque reacciono asi. Y… no puedo negar que una parte mia quiere reaccionar igual; pero simplemente no puedo… o tal vez pase hasta que este en ese momento viviendo la situacion.

Asi que ya ven, ayer tuve la oportunidad de ver las dos caras de la misma moneda: la profunda, irreparable e inconsolable tristeza de saber que algo malo le paso a un niño, y la brillante, contagiosa e incomparable alegria de compartir un cumpleaños con un niño.

Ahora que lo escribo asi, mi tarde – noche de ayer fue impresionantemente emotiva, saltando de un extremo a otro en cosa de horas. Realmente lamento no haber ido al gym ayer, pero creo que puedo sacar algo dis-que positivo de la experiencia que obtuve a cambio: nuevamente pude aprender de observar, sin que me pasara a mi… Solo me queda esperar que haya ocurrido algun milagro y hayan encontrado al niño

Hoy espero que las cosas esten mas equilibradas: al salir de aca, me voy corriendo al gym para hacer mi cuota de ejercicios de hoy y luego juntarme con Debbie por la tarde. Tal vez pase donde las colochas para hacer tiempo al regreso, porque me va a dar casi lo mismo que meterme al espantoso atascadero normal de fin de dia para regresar a mi casa… todo depende de la confirmacion de la srita Cardona.

Ya veremos que pasa…

Smile :)

Tengo un par de ideas dandome vueltas por la cabeza justo ahora: un par de murcielagos en mi campanario:

  1. Ahora que tengo en mente la idea de enfrentar mi nueva soledad, pienso que me caeria super bien regresar al turno B, de 14 a 22 hrs…
  2. Creo que estoy cometiendo un GRAN error al estar oyendo tango el dia de hoy… pero ese es justo el animo que me ando cargando.
  3. Me resono una idea de Toy Story 3 en el alma… 

No me voy a poner a elaborar puntualmente, pero si quiero decir que en estos momentos, no tengo ganas de saber nada de nadie… y, para eso, mi otro horario es fenomenal, pues se cruza con el de los demas y las pocas posibilidades de contacto que tengo se reducen aun mas.

Esta misma sensacion de alejamiento y retraimiento hace que me den ganas de oir tango: no es realmente triste, ni deprimente… es evocativo, melancolico… es casi como esa palmada en la espalda que te conforta, que te dice: "te entiendo, a veces todo se ve mal"… pero no se pone a llorar conmigo ni tampoco me dice lo burro que soy por estar llorando. Tal vez sea solo esa sensacion de empatia, y el consuelo de lo futil: aunque fuera tan malo como parece, que no lo es, ya va a pasar… ya se va a terminar, como cualquiera de estas piezas musicales que estoy oyendo.

Y, por ultimo… vaya si no sere reemplazado. Pero ese no es el problema; el problema es que yo logre mantener la cordura, la madurez, y sepa como enfrentar la situacion de la manera mas asertiva posible.

De momento, solo hay dos cosas que tengo seguras en mi vida… y que ocupan casi la mitad de la misma: mi trabajo y el gimnasio. Solo entre esas dos actividades, tengo cubiertas casi 11 horas diarias. De las 13 restantes, duermo mas o menos la mitad, lo que me dejaria con unas 6 horas para "vivir" mi vida… casi patetico, no?

Siento el impulso de hacerme una bolita, esconderme debajo de mi cama e invocar la destruccion del mundo a mi alrededor… Pero, al mismo tiempo, la parte racional y sana de mi mente me dice que no puedo cometer nuevamente un error asi. Por eso me puse ayer a mandar mensajitos a lo loco… aunque solo una persona me contesto, eso no importa; lo importante es no descuidar mis amistades y no aislarme. Si ahorita me siento asi, solo puedo imaginarme  (en base a mis recuerdos) como me voy a sentir en diciembre…

Y aca viene el rebote, mi efecto paradojal como mencione ayer: puedo ver todo taaan mal… que la mejor salida para enfrentarlo es una sonrisa. Si estoy asi de jodido, mejor me sonrio, no? es como el principio de la rebelion, como decir: "me pueden quitar todo menos esto"… asi que, en los peores momentos, el inicio para regresar a la normalidad es una simple y tonta sonrisa… lo demas, va viniendo solo, jejeje —>

Ahorita me recorde de una frase muy, muy bonita que oi hace poco y que quiero colocar aca, para recordarme del papel que juego en mi vida:  "i didn’t lose my mind, it was mine to give away"

This friday morning, in my mind…

Otro viernes, otro dia de trabajo, otro dia de gimnasio… Hoy me juntare con las colochas un rato por la noche para ver una movie en la casa y tomarnos algo… seguro que solo puede terminar de dos formas la cosa: a) nos dormimos temprano sin acabar de ver la pelicula o, b) nos desvelamos por una gran platicada despues de la pelicula.

Pocas cosas han cambiado desde la ultima vez que vimos una pelicula para hoy, sin embargo, hay una gran variacion en mi actuar. Anoche que hablabamos de como juntarnos hoy, casi no me reconoci a mi mismo al decir que iba a llegar a la casa despues de ir al gimnasio. Normalmente, me llevaba todo desde temprano y lo andaba cargando en el carro, hacia tiempo en la tarde a que Karen saliera de su trabajo y llegaba de un solo, tipo 5:30. Hoy, al salir de aca, me voy a ir al gym, luego a mi casa a cambiar y traer las cosas y entonces me ire donde Karen, probablemente para llegar tipo 7:30.

Creo que es obvio suponer que parte de mi cambio se debe a mi, y la otra, a lo que hemos hablado ultimamente. Por mi parte, ya estoy empezando a establecer mejor mis limites, a dedicarme tiempo solo a mi. Por su parte… bueno, la situacion puede cambiar rapida y drasticamente en estos dias, y no va a ser nada facil.

Se acuerdan del mensaje de FB que comente? me ha servido como un reality check, no solo para verme a mi, sino para ver a los demas y analizar porque y para que estoy aca y haciendo esto…

La verdad no se muy bien porque empece con esto. Tal vez solo sea que hay posibilidades que a veces ni pensamos, y luego resulta que nos estan respirando en la nuca. A veces, cosas que tomamos como seguras, no ocurren o cambian drasticamente.

Hace poco estaba pensando que casi todo lo podemos compensar con entrenamiento: no importa que no midamos dos metros, podemos hacer los mismos tiros a la canasta y lograr los mismos resultados si medimos uno cincuenta o uno sesenta… lo unico es que tenemos que practicar mucho mas para lograr lo mismo. Sin embargo, ni todo el entrenamiento del mundo ni el mejor entrenamiento, van a hacer que cambiemos lo que somos, o como somos. Podemos correr tan rapido como un perro, pero eso no nos hace caninos…

No logro llegar a un balance filosofico y honesto, entre las dos posturas: por un lado, "querer es poder"; por el otro, "hay limites para lo que podes hacer". Por mucho que cambie, sigo siendo yo mismo; pero cada cambio que vivo, me convierte en una persona ligeramente diferente a quien era…

Supongo que venia pensando en eso por mi conducta aca en el trabajo. Yo se que he dicho lo feliz que estoy aca y lo perfecto que es este trabajo para mi, de verdad. Pero hay una faceta en la cual este trabajo es inferior al anterior, al de Tecoloco. De una forma u otra, aca tengo que actuar, como persona, de una forma "normal"… pero no hablo de mi normalidad, sino la de los demas.

Casi podria decir que me entreno y mentalizo para ser "uno mas" aca: los comentarios, las actitudes, la forma de hablar, saludar… aca soy diferente a lo que era en Teco. Alla era yo, y poco a poco se acostumbraron a mi… Aca, soy yo el que se esta adaptando a los otros… yo soy el nuevo (sip, aun ahora, despues de casi 11 meses). Ademas, esta el nivel de relacion: aca saludo y veo a 35 personas en un dia normal… pero no tengo a nadie para sentarme a contarle que estoy pensando o que esta pasando.

Y de ahi viene el otro pensamiento: mi reaccion a esta falta de familiaridad aca la estoy expresando en el gimnasio, donde resulta que me dicen que "ya soy amigo de todos" y apenas llevo un mes de ir. Y esa es una de las posibles razones por las que, a medio dia, me agarra la desesperacion por irme para alla: no solo voy a hacer ejercicio, sino a hablar y actuar como yo soy… o como me gustaria ser, al menos en base a mis ultimas conductas.

Podre lograr que este cambio sea permanente? De alguna forma estimular mi sociabilidad para expresarla de una forma casi, casi, normal?

Voy a contartes acerca de un cambio en mi, que llego sutilmente pero se ha mantenido fuerte y bien arraigado. Durante mi epoca de saturacion de informacion documental, tal vez unos 18 meses como maximo, recuerdo muy bien haber visto dos o tres series dedicadas estrictamente a la preparacion militar: la tecnologia a usar, la preparacion fisica y mental, la historia de las principales unidades… Todo muy romantico y lindo, transmitiendo esa idea del honor de la lucha y la gloria de la muerte en el campo de batalla… muy acorde a los preceptos samurais, lo cual me parecio de lo mejor.

Sin embargo, luego de esa serie, vi otra… una mas enfocada a la historia del contexto de la guerra, de sus consecuencias, del impacto de la misma en la sociedad dentro de la cual se da… Y, realmente, me cambio mi prespectiva de la vida.

Ahora, cada vez que veo avances en la tecnologia belica, unicamente puedo pensar en la forma tan fria en la que ha evolucionado el arte de la lucha, como se ha ido perdiendo el honor en la batalla, incluso el sentido de derrotar al enemigo.

Mi perspectiva por las personas que han elegido ese estilo de vida tambien ha cambiado. Ya no soy capaz de prejuzgar a una persona por su profesion, sino mas bien admiro su compromiso y su idealismo por elegir un camino poco transitado. Y cada vez que pienso en el tema, casi podria decir que hago una breve oracion por todos los que estan ahi, para que regresen a salvo y enteros (fisica y psiquicamente) a sus hogares y familias…

WTF? yo acabo de escribir eso? Bueno, si, fui yo…

Esto es mas que tangencial, estoy en otra dimension totalmente. Mi discurso hizo un salto casi cuantico.

Me imagino que han de sentir los saltos, cada vez que suspendo mi tarea aca para salir a trabajar. Se nota como dentro de un mismo parrafo tomo una direccion o ritmo distinto, no?

Pero de alguna forma este es una buena imagen longitudinal de los pensamientos que atraviesa mi mente durante una jornada de trabajo. Estoy en esto desde las 7 am… poco mas de cuatro horas escribiendo por parrafos, e incluso por lineas, las cosas mas relevantes que tengo en mi cabeza, relacionadas a lo que quiero decir… que un no se que es.

Creo que a donde quiero llegar es al borde de una pregunta a mi mismo, sobre mi. Quiero saber si sere capaz de cambiar y mantener el cambio. Quiero saber si podre cambiar rapidamente, efectivamente, cuando tenga la necesidad de hacerlo. Podre realmente ser un mejor yo, incluso a estas alturas?

Claro, por que no? Creo tener el poder para sorprenderme a mi mismo. Ademas, lo ultimo que se pierde es la esperanza…

Toy Story 3 broke my heart

Estoy cayendome del suenio… No solo regrese a media noche a mi casa, sino que me dio medio insomnio y no pude dormir bien… La razon? Toy Story 3 me rompio el corazon anoche, y nos quedamos con Karen hablando un bueeen rato.

Algunos se reiran, pero ese tipo de peliculas tienden a golpear fuertemente una parte sensible de mi. Y la verdad es que conflictos como el abandono, el reemplazo, la inocencia infantil, la lealtad y separacion necesaria para madurar son algunos de los temas que me afectan por reflejar aspectos de mi vida.

No voy a entrar en detalles, pero la pelicula fue genial hasta que llegamos al final… los ultimos 10 minutos, mas o menos, los sufri enormemente. Karen tambien estaba bastante emotiva, pero yo me puse peor, llegando al colmo de casi sufrir un ataque de ansiedad cuando nos ibamos a ir… simplemente llegue al punto de desbordarme de emocion, lo cual ya no fue agradable, sino realmente doloroso.

Supongo que alcance ese nivel por lo que comente acerca del domingo, ya tenia esa sensacion de las ganas de llorar… y frente a un estimulo como el de ayer, llore… y de que forma.

Esta es parte de mi big bag of freak que, a veces, realmente censuro estando con otras personas. Aparte de Karen, creo que solo con Steph he llegado a estos niveles de apertura e introspeccion. Y realmente me cuesta siquiera pensar en alguna otra persona con la que pudiera, o quisiera, tener esa confianza.

Que problema, no?

Hablando de problemas, mi date de hoy se vio cancelada porque Debbie tiene la espada de Damocles encima y no sabe si las noticias que recibira por la tarde seran buenas o malas… espero realmente que sean buenas, no me gustaria para nada verla arrollada por la realidad en estos momentos.

Estoy taaan cansado, que apenas me da la cabeza para escribir esto, no logro alcanzar nada mas profundo, pues de verdad me duele pensar… aparte que no quiero ponerme a revivir aca las emociones de anoche. Si puedo, escribo a la noche, cuando este en la casa, sino, otro dia sera…

Would someone give me a penny for my thoughts?

So, aca estoy nuevamente. Un mensaje enviado anoche via FB me trajo de regreso aca, a mi ultimo post, el cual relei y… bueno, me dejo un escalofrio mero raro.

Logre recordar ese momento del domingo por la noche, en el que iba de la casa de Karen a la mia. Supongo que me deje atormentar por el "what if", y senti en ese momento el enorme peso de saber, con certeza, de lo que me pierdo cada dia.

Sin embargo, ahora que revivo el momento conscientemente, me doy cuenta que no hay una perdida real. El "what if" es solo una de muchas posibilidades… Y las posibilidades son tan numerosas que casi podrian ser infinitas. Llorar amargamente por la infinidad de posibilidades de un solo momento nos consumiria el alma entera y nos dejaria una vida llena de tristeza; asi que mejor solo doy un ligero suspiro y sigo de largo.

Hablaba de un analisis en el ultimo post. No se que quiero desmantelar y estudiar, pero si se que quiero remarcar algunas cosas. Nuestra platica del viernes fue muy interesante. Tocamos temas trascendentales que es raro comentar en un lugar publico o a la ligera. Hablamos de la futilidad, del final de la vida, las cosas que nos quedan por hacer, que hemos hecho, etc. Normalmente son temas que he tocado en conversaciones uno a uno o en situaciones donde todos estamos algo "achispados"… y melancolicos.

Repentinamente estar con Lucia y Jose conversando tranquilamente sobre nuestra bucket list me hizo darme cuenta nuevamente, y lo dije, que habian cosas que simplemente ya no podria hacer nunca, por mas que quisiera, simplemente porque ya se habia pasado el tiempo, mi tiempo, para poder hacerlas. Compartir nuestras opiniones al respecto, nuestras vivencias, fue algo nuevo, por asi decirlo, pues nunca nos habiamos puestos asi de serios.

En cuanto al sabado… digamos que exploramos los diferentes estados y niveles del esnobismo, algo que habia visto un par de veces antes, pero no de una forma tan completa y amplia como esa noche. Aparte de eso, pues bueno, nos divertimos un poco y recorrimos la noche hedonisticamente junto a una pizza muy buena y un par de vinos ricos, mas varios juegos de PS3.

El domingo realmente se merece una mencion especial. Lo digo porque es una situacion que se sale completamente de mis parametros normales de funcionamiento. Cualquiera que me conozca, estoy seguro que tiene una o tres palabras en la punta de la lengua para describirme… pero dudo que, entre todos, la primera que piensen sea "amigable"… Y por eso me parece tan raro que en el gym me digan que ya soy amigo de todos.

Sera que es tanta mi necesidad de establecer contacto que mis mecanismos de defensa se han modificado de forma imperceptible para mi, pero de forma contundente para estas nuevas personas? Podra ser este nuevo ambiente, las nuevas personas, las que causaron este cambio, o es un rebote originado en el ambiente menos… personal… que vivo en mi trabajo?

Aunque desconozco la respuesta, se perfectamente que me gusta mas hablar con una persona en particular… y he aprendido lo suficiente de esa persona para saber que me gusta y que quiero saber mas (quiero saberlo todo) de ella.

Mas alla de las similitudes, y las diferencias, las comodas similitudes y las hermosas diferencias… creo que encontre, nuevamente, un diamante en bruto… solo que esta vez no pienso explotarlo mucho ni muy rapido… prefiero mantener esta agradable situacion por mas tiempo… Que si voy a hacer alguna movida? no se, tal vez… de todas formas, no es este el momento para realizarla, ya llegara, si es que llega.

Asi que, el domingo me la pase hablando casi una hora con una casi desconocida… la cual es una persona tan particular, que simplemente me obliga a preguntarme como podria conocer a alguien asi? o, dicho de otra forma, de que otra manera hubiera podido conocerla?

No puedo evitar recordarme de Lucia en este momento, cuando ella manifesto su rechazo del concepto de casualidad y su apego a la causalidad. Recuerdo como mi mente volo en esos momentos buscando razones, ideas, para debatir su punto de vista… y no puedo evitar sonreir ahorita pensando que acabo de acomodarme en la misma fila, descartando la casualidad de conocer a alguien, aunque una voz me recuerda que lo poco probable no es imposible y que, por lo tanto, aunque sea una rareza estadistica, sigue siendo probable.

Si, ya se, ya empece a racionalizar un simple y agradable evento. Voy a dejar esta linea de discurso aca, parqueada, para no hacer mas grande algo sencillo.

Nuestra conversacion del domingo no ha sido ni la primera ni la mas larga… y por las barbas de Neptuno, espero que no sea la ultima ni la mejor. Tengo toda la intencion de aumentar la frecuencia, duracion y calidad de nuestras interacciones, aunque no se como categorizar esa intencion.

Por otro lado, aparte de hablarme con el grupo de administracion del gym, no le hablo a nadie mas… supongo que esa es mi porcion de esnobismo (que horrible veo la palabra, pero asi dice Google que se escribe).

Bueno, ya. Basta del pasado, aunque sea reciente.

Hoy tengo date con las colochas, vamos al cine. Espero que se mantenga tambien mi siguiente cita, pues tengo muchas ganas de hablar con la srita en cuestion y que me cuente como van sus cambios… aparte que la mujer de poca fe duda de mi determinacion para correr la media maraton de septiembre. Aunque, siendo justos y dudando de mi, puede ser que no sea falta de fe, sino simplemente buen ojo para detectar mis dudas… tal vez ya me esta conociendo lo suficientemente bien para predecirme… y este es mi momendo ideal para sorprenderla

Hoy si me quite mis ganas de escribir… aunque me llevo casi tres horas y media poder poner todo esto entre tantas "interrupciones" aca en la empresa… no lo dejan hacer nada a uno aqui, jajajaja

Quickie

Tengo ganas de escribir, pero me estoy cayendo del sueño… raro si pienso que me dormí casi 4 horas por la tarde…

La semana estuvo bastante bien. Ya regresamos al ritmo normal sin mundial… la verdad es que sentí las mañanas mas largas cuando no había partidos, pero bueno, tenia que acabarse y nunca he sido tan fanático del futbol. La semana en si no fue tan espectacular hasta donde recuerdo… Casa, trabajo, gimnasio de lunes a jueves…

El viernes… ah, el viernes… inicio de fin de semana. Estuvo realmente bueno. Todo empezó con nuestro cafecito con Lucia, que se acabo transformando en buffet de boquitas orientales y traguitos en este lugarcito llamado Dim Sum Tea House… lo único que lamento de ese día fue haber faltado al gym…

Ayer sábado, luego de trabajar arduamente, me junte con Giovanni y fuimos a Romanos por una pizza y vino… jugamos un buen rato en el P3, comimos rico, hablamos un buen rato y nos tomamos las dos botellitas de vino.

Y así caigo a hoy: me levante algo golpeadito, mas por el desvelo que por el vino; fui al gym, pero solo a hacer cardio… improvisamos una interesante y buena platica a lo largo del primer tiempo de la dichosa final, la cual no vi… y luego donde las colochas. Tristemente, lo que hubiera sido un agradable almuerzo con una chelita termino siendo una intoxicación, al parecer, y Karen acabo realmente mal…

Viniendo para acá, estaba oyendo jazz por Radio Infinita… y de repente me entro esta inexplicablemente intensa gana de llorar. Sé que me sentí ingenuamente mal porque Karen acabara mal, no fue mi culpa que la comida le cayera mal, pero fui yo quien se la llevo… Por otro lado, esa sensación de familiaridad, de súper comodidad, al dejarlas a las dos acostadas y dormidas… hubiera sido perfecta si no hubiera tenido que salir de ahí para venir acá.

Pero como sea, me extraño enormemente lo repentino e intenso de esa sensación. Quería lastimarme en ese momento solo para estimular las lagrimas… pero por mas que lo pensé, que trate de generar el estimulo, no salió nada… no había una necesidad física, era solo el deseo de… llorar. Ahora lo pienso nuevamente y siento que no podría lograrlo, tal vez porque las defensas cínicas están en alerta, tal vez porque no hubo nunca una necesidad real…

Oigo a Beth Gibbons… y siento algo… acido. No sé de que otra forma podría describirlo.

Meh, acá lo dejo. Quiero hacer un análisis de los últimos tres días, y ahorita no tengo el tiempo ni la energía para hacerlo… ya veremos mañana.