¿Edipo? ¿Prometeo?

He estado dejando este tema por ahí tirado… A problem delayed is a problem denied… pero ya sabemos que la negación no sirve de nada, bueno, no de mucho, así que no queda mas que enfrentar este asunto.

¿Recuerdan aquella vez que mencione haber tenido un gran insight digno de una constante y buena terapia? Dije también encontrarme de un humor “edípico”. No recuerdo cuando fue, hace no tanto en la escala cronológica de los hombres, pero igual pudo haber sido en la época de los dinosaurios, en lo que a mi respecta.

Bueno, pues esta carga / golpe se mantiene muy cerca… justo en el segundo espacio intercostal, a la izquierda del esternón…

En una extraña, conocida, delicada e intrincada danza de avance y bloqueo, este tema y mis defensas se han mantenido bailando ya por un buen tiempo. Ya no sé si es un tango o un ballet. A veces, la idea regresa a mi pensamiento consciente cuando voy manejando, atendiendo el problema de alguien de la oficina o buscando contenidos interesantes por internet; el resto del tiempo, se mantiene atrapado, encadenado, enterrado, en profundos lugares de mi inconsciente, de donde no puedo sacarlo ni queriendo.

Como es de suponer, en presencia de la encarnación del concepto, las defensas se alzan tan impenetrables, majestuosas, que pudiera caer en la ilusión de pensar que ya supere el asunto y no hay mas contenidos o sentimientos que manejar. Pero es justamente en momentos en los que estoy solo, o cuando algún aspecto de mi vida bordea ese concepto, las estúpidas defensas simplemente no están, como si se tratara de un cuerpo policiaco conocido: están en todos lados menos donde DEBERIAN estar…

En fin, estímulos disparadores me los encuentro por todos lados, algunos no son tan intensos como otros, así que puedo ir sorteando el asunto con relativa facilidad… hasta que simplemente me voy a topar con el metafórico iceberg que llega de la nada y hunde mi Titanic.

Sé perfectamente que muchas veces me limito a escribir de forma criptica para mantener algo de… digamos “misterio” en la situación. También sé, que hay temas que no importa cuan claros los ponga, son especies de murciélagos tan especificas de mi campanario, que probablemente nadie mas pueda entender.

Es el karma, definitivamente. Solo reviso mis actualizaciones de podcasts y Gwen y Patrick mandan a decir: “You can get away from everything except yourself.” Lo cual SUCKS!, totalmente.

Y es una excelente introducción a mi situación, porque otro que no pudo escapar (a su destino) fue Edipo. Para los que no llevaron una buena clase de literatura, o de psicoanálisis freudiano, remítanse a buscar la tragedia griega de Sófocles, Edipo Rey, circa 430 AC.

Hay muchos asuntos ahí que no acaban de gustarme, pero que simplemente me vinieron a explotar en la cara. La fuerza del destino, el culto a los dioses, la auto agresión, el heroísmo desde la perspectiva de Nietzsche (fack! ¡¡¡”la versión masculina, heroica, del pecado original”!!! Díganme, en serio, ¿como no podría enamorarme de eso? aun teniendo en cuenta lo que dije del enamoramiento hace poco; dos o tres posts, lo mas…) Si bien es cierto esto no prueba su infalibilidad, definitivamente si comprueban su realidad y validez.

Paréntesis: perdón, pero en serio no puedo dejar pasar eso, es simplemente fascinante, mágico, hermoso…

(Nietzsche habla de esta obra en el capítulo nueve del Nacimiento de la tragedia. Presenta a Edipo como un transgresor. Él es un héroe condenado a caer por querer ir demasiado lejos. Al transgredir la naturaleza y más aún, las normas sociales, y querer averiguar aquello que está prohibido, Edipo descubre un mundo que está vetado a la vista del resto de los mortales. Él comete una versión masculina, heroica, del pecado original, de la seducción del árbol del conocimiento que condena a la humanidad a abandonar la inocencia. En este caso es su curiosidad y su entereza lo que le estimula a investigar. Ese abandono de la inocencia, de la cómoda ignorancia es el destino cruel y heroico de Edipo. Y su gesta consiste en su sacrificio. Como Prometeo, él paga por un bien que la humanidad recogerá tras su acción.)

Quisiera tatuarme este párrafo… pero en los parpados, por dentro, para poder leerlo cada vez que cierre los ojos…

Fin de paréntesis…

Para no irme mas por las ramas, la cosa va así: una premisa popularizada (por no decir vulgarizada) de la teoría freudiana es que una persona siempre busca como pareja a una persona parecida a su padre del sexo opuesto; en cristiano: un hombre se casa con una mujer parecida a su madre; una mujer, se casa con un hombre parecido a su padre. En parte, esta situación se da porque, como personas, nos identificamos con el padre de nuestro mismo sexo, basando el desarrollo de nuestra personalidad en el modelo que tenemos y, por ende, “copiando” mucho del mismo. (Si hay algún adepto al psicoanálisis por ahí, perdón por blasfemar de esta forma, pero esta es una publicación orientada al publico en general, no a un grupo especializado)

Dejando atrás la mencionada vulgarización del concepto, es obvio que su universalidad y validez son solidas.

El asunto, como verán, es que este tipo de planteamiento nos coloca encima el yugo del destino, de lo predestinado; y, aunque no es una regla absoluta, si limita seriamente nuestros parámetros operacionales. Para alguien que cree mas en la teoría del caos y trata de huir de convencionalismos preestablecidos, una situación como esta es prácticamente inaceptable.

Así que, en nuestra historia tenemos a este pececillo, nadando contra la corriente, sorteando obstáculos, huyendo de los osos que están en la rivera del rio, según él siendo muy cool actuando de forma distinta a su modelo… solo para toparse con que, al final de cuentas, llego a donde “debía” llegar… ¡porque siempre ha sido un salmón!, los cuales (D’oh!) nadan contra la corriente; o sea, se convirtió en esa persona que no quería copiar. Sin dibujitos: después de 33 años, mas o menos 18 de ellos con algún tipo de consciencia, acabe siendo igual a mi papá.

Por favor, que ni les pase por la mente terminar la comparación con la historia de Edipo, porque les juro que voy a sentir las puñaladas de mal karma… y las voy a devolver indiscriminadamente.

Es solo que, creí, supuse, que si me mantenía alerta, si observada y estudiaba, si filtraba los estímulos que se presentaban frente a mi… si, de alguna forma, lograba manipular el proceso de socialización que me estaba afectando, podría llegar a ser alguien diferente; o sea, auténticamente distinto… pero como todo pensamiento mágico – infantil, estaba destinado a toparse con el muro inquebrantable e inamovible de la realidad.

Después de muchas deliberaciones, pensamientos, observaciones, vengo a ver que sí, ya en serio, en muchos aspectos, en los realmente importantes, soy como mi papá. Tengo patrones de comportamiento prácticamente copiados… no sé en que momento me los modelo antes, pero repentinamente, una mañana bajo a desayunar, veo una carta que venia para él sobre la mesa… curiosamente la hojeo y ¡zaz! me cae una cubeta de agua fría en la cabeza, la cual entumece mi mente y detiene mi corazón por dos palpitaciones: soy como mi papá, pienso como él, actúo como él… tal vez no me parezca mucho a él, pero se nota que estamos relacionados… y, definitivamente, esas debilidades que tengo, me gustaría compensarlas para que llegaran al nivel de sus fortalezas… las cuales realmente me hacen falta.

Claro que, como he mencionado en algunos momentos, esto no quiere decir que este envidiando una lesión en la región derecha del lóbulo frontal… ¿o es izquierda? I SUCK!!! no puedo recordarlo en este momento😐

Pero supongo que ya captaron el punto… espero… (bueno, la verdad es que no me importa)

Y ya que nos estamos comparando… es obvio que hay aspectos en los que no soy tan bueno como él; en otros soy tan bueno o incluso mejor… pero, por mas que trate de girar la vista hacia otro lado, tengo que admitir que él hizo algo muuuy grande que yo no he hecho… algo que probablemente, nunca hare. Y, la fuerza, sabiduría y demás atributos necesarios que utilizo para lograrlo… simplemente no los tengo.

No hay que ser la luz mas brillante del firmamento para asociar eventos y situaciones, y darse cuenta de porque estoy pensando estas cosas en estos momentos. Pero, tampoco quiero que empiecen a “deducir” cosas y salten a conclusiones equivocadas.

El tema es mucho mas complicado e interesante que esto, pero en estos momentos prefiero dejarlo acá. Llevo ya mas de una hora escarbando, casi dos, y estoy realmente cansado… encima, hoy, viernes, me toca un día realmente complicado, y mañana sábado no va a ser nada fácil tampoco (no rest for the wicked), así que mas me vale descansar lo que pueda, que a estas alturas no va a ser mucho.

Solo quiero terminar este asunto (aquí y ahorita, al menos) con esta cita… la cual, basado en el ya muy comentado genograma cercano, no es cierta para mi, ni por la edad, ni por la conclusión, porque me he dado cuenta a tiempo de las cosas y estoy haciendo lo posible por enmendar el error…

MI PADRE, CUANDO YO TENÍA…

4 años : Mi papá puede hacer de todo.
5 años : Mi papá sabe un montón.
6 años : Mi papá es más inteligente que el tuyo.
8 años : Mi papá no sabe exactamente todo.
10 años : En la época en que mi papá creció, las cosas seguramente eran distintas.
12 años : Oh, bueno, claro,mi padre no sabe nada de eso. Es demasiado viejo para recordar su infancia.
14 años : No le hagas caso a mi viejo. ¡Es tan anticuado!
21 años : ¿Él? Por favor, está fuera de onda, sin recuperación posible.
25 años : Papá sabe un poco de eso, pero no puede ser de otra manera, puesto que ya tiene sus años.
30 años : No voy a hacer nada hasta no hablar con papá.
40 años : Me pregunto cómo habría manejado esto papá. Era inteligente y tenía un mundo de experiencia.
50 años : Daría cualquier cosa por que papá estuviera aquí para poder hablar esto con él. Lástima que no valoré lo inteligente que era. Podría haber aprendido mucho de él.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s