First weekend

En este momento tengo una de esas extrañas sensaciones. Estoy sentado, viendo una serie en la compu, pero igual estoy intranquilo… incluso, al concentrarme en mi mismo, me doy cuenta que estoy agitado, ansioso…

Supongo que será un breve ataque de mi síndrome de abstinencia, jajaja, esa sensación horrible que nos da cuando nos hace falta algo de lo cual hemos empezado a depender… No me gusta la palabra depender, pero simplemente es la mejor descripción que puedo dar.

Una buena definición es: “El síndrome de abstinencia es el conjunto de reacciones físicas o corporales que ocurren cuando una persona con adicción a una sustancia (alcohol o bebidas con etanol, tabaco u otras drogas) deja de consumirla.”

Pero ¿que pasa cuando no es una sustancia de esas la que causa la adicción? Los adictos al trabajo, por ejemplo… o a la iglesia, o a la lectura, etc. Cuando se trata de una sustancia que ingerimos, al menos podemos explicar que nuestro cuerpo se desbalancea, pierde su equilibrio homeostático, y por eso se dan los problemas físicos y, en parte, la dependencia a la sustancia. Pero cuando nuestra fuente de adicción es una acción, un lugar… una persona, ¿como explicamos ese desequilibrio?

Tontamente, espere mucho para escribir esto, así que perdí varias líneas argumentativas que traía. En estos momentos solo puedo pensar en esa sensación de… como de algo que va a pasar. Estoy a al expectativa, en una tensa situación de espera… por algo que ya sé que no va a llegar.

Muchos de mis problemas se generan por esa inhabilidad para poder manejar contenidos. Hay cosas que siento, pero no pienso; y cosas que pienso, pero no siento. En este caso, entiendo la situación perfectamente, pero no logro que mis sentimientos “entiendan” por así decirlo.

Lejos de quejarme de mi inhabilidad, me sorprendo analizándola, observándola, con mucha curiosidad. Quisiera pensar que la veo con la misma maravilla que un niñ@ pequeño ve las burbujas de jabón… lo cual no es ninguna sorpresa, pues he visto esa actitud repetidamente en estos últimos meses.

Ayer me toco una experiencia extraña, supongo que simplemente era cuestión de tiempo llegar a ese punto. Ayer, se me estrujo el corazón horriblemente. Ayer me toco hacer algo que no quería, actuar de una forma contraria a mis deseos. Y no puedo recurrir a un elevado concepto como el “deber” o algo así… es solo que todo llega a su fin, pero yo no quería que se terminara… y resulto que la otra personita involucrada tampoco…

Hoy tenia muchas ganas de volver a ese lugar especial, a este nuevo, colorido y maravilloso compartimiento de mi vida, en el cual las cosas son mas alegres, inocentes y nuevas. Sin embargo, en ese siempre grandioso choque entre el principio de realidad y el principio de placer, hoy no se puede.

A estas alturas, se darán cuenta que ya no tiene nada de misteriosa esa sensación que tengo: el pensamiento mágico me lleva a creer que en algún momento voy a recibir esa llamada de “venite”… aunque en toda la extensión de mi mente sé que eso no va pasar, mi corazón aun guarda la esperanza, supongo… y se mantiene preparado para salir corriendo, al recibir el llamado.

Como siempre, luego de escribir (ja, de traducir… nuevamente, tenias razón) estas cosas, me siento mas tranquilo. Tal vez, de alguna forma, o por alguna razón, mis sentimientos dan un rodeo y se vienen del corazón a la pantalla, para luego entrar a la cabeza a través de los ojos… y entonces, ahí si logro entender las cosas, darles su lugar… y calmarme.

Este año apenas esta empezando… un nuevo periodo de tiempo arbitrariamente determinado… ya veremos que cosas van pasando, y como…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s