Just a big pile o’ suck

Sentado en la sala, a la par de mi papá, viendo el techo, oyendo el estupidísimo cu-cu, sintiéndome lleno por un tamal y tomando mi taza de te, mientras intento ignorar los comentarios de mi mamá: el escenario perfecto para descubrir porque no me gusta la navidad.

Había pensado escribir “odio” la navidad, pero eso seria exagerado. No tengo nada en contra de, simplemente no me gusta, no le encuentro el sentido y me frustra no entender porque todos se emocionan tanto por este día en particular… pero acabo de descubrir porque.

Y la razón es de lo mas sencilla: es una fiesta familiar, y es necesaria la alegría e inocencia de los niños para sentirla al máximo. Con solo unos segundos invertidos en recordar los fines de semana anteriores, puedo revivir esa chispa de la magia navideña, recordando como Jimena se emociono al armar el árbol, poner las luces, hacerle su tarjeta a Santa… fue impresionante ver como la niña estaba feliz pintando la tarjeta, sin importarle en lo mas mínimo pedirle algo a Santa. Estaba tan feliz con su marcador de brillantina, que las promesas de juguetes por parte de un señor barbudo que no conoce no le importaron mucho.

Eso nos hizo falta hoy acá: niños. Por primera vez en muchos años, fuimos pocos y no hubo ningún niño. Claro que pudimos disfrutar la compañía familiar, porque de una u otra forma estamos todos ligados, pero no fue lo mismo que otros años, en los que unos están cuidando a los niños para que no hagan travesuras; otros, coaccionándolos para que coman; otros, tratando de entretenerlos para que no se aburran… mientras los niños quieren atorarse de todo lo que hay de comer, abrir sus regalos, quemar cohetes, o irse ya a la siguiente casa…

Así que, ¿que es lo que nos falta acá? Bueno, eso. Esa dinámica, esa felicidad inocente. Estoy a pocos minutos de salir de acá para ir a la casa de Alex, donde seguro que me la pasare bien, porque hay niños y, además, están mis amigos. Ya todos sabemos el único lugar donde quisiera estar ahorita, y las únicas personas con las que quisiera compartir estos momentos, pero eso será mañana. Cada hora que pasa hoy, es una hora menos que tengo que esperar para que llegue mañana.

Viéndolo bien, no me estoy perdiendo de nada aun… hoy es Nochebuena, mañana es Navidad… y esta va a ser la mejor navidad de mi vida😀

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s