D.I.L.L.I.G.A.F.

A ver… después de un día como hoy, en otros momentos, estaría haciendo cuentas de cuanto karma pague por adelantado… o cuantas cuotas me descontaron de un solo.

Todo iba bien hasta medio día… bueno, hasta las 3pm, que fue cuando salí de la oficina. Si bien es cierto tuve que ir al turno de la mañana de hoy, después de ir al turno de la tarde de ayer, la relativa falta de sueño no fue tan tortuosa como la había imaginado… en parte por el red bull que me desayune.

Como sea, la mañana se paso rápido, fue emocionante, con mucho trabajo y, aun así, tuve tiempo de avanzar un poco con un video de seguridad internacional. Me quede hasta terminar el ultimo pendiente que tenia y salí mas o menos a las 3, directo a Tigo a hacer relajo por mi teléfono que seguía sin funcionar al 100%; iba dispuesto a devolverlo.

La cosa es que llego, me dicen lo de siempre y empiezo a enojarme. Trato de tranquilizarme al máximo y… las cosas empiezan a avanzar. Se resuelve el problema y salgo con una sonrisa gigante en la cara… solo para darme cuenta que perdí el ticket del parqueo. Cuando estoy en la caja del parqueo para pagar los Q100 (SI, Q100) para poder salir, resulta que me llaman… para cancelarme mi plan de la tarde.

Así que, no solo me tomo 4 días, como Q200 entre gasolina, parqueos y el ticket de hoy componer mi teléfono, sino que, cuando la suerte me sonríe y logro tener una tarde libre para compartirla… no sale el plan.

Resignadamente, me vengo a la casa, en el épico y ya conocido atascadero de siempre para venir por estos rumbos. En el camino, un par de veces, empecé a acariciar la tentación de patalear y realizar el balance ya mencionado de mi karma… pero me resistí a hacerlo hasta que encontré la razón perfecta que justificaba la acción: simplemente, y de verdad, no había razón para pensar o sentir nada al respecto.

Como decía aquella frase que cite hace un tiempo: “I sit and talk to God and he just laughs at my plans”. ¿Por que entonces habría de molestarme o incomodarme que las cosas no salieran como lo había planeado? Simplemente, no hay razón.

Y así fue como logre disfrutar el resto de mi viaje hacia acá, aun entre ese montón de idiotas que no saben manejar, docenas y cientos de ellos. Vine acá, al menos logre almo-cenar con mis papás y, aquí estoy, escribiendo un poco, tomando té, y oyendo uno de mis discos exóticos que tanto me gustan: Enjoy the Silence – The Remixes.

También pensé, en algún momento, llamar para ver si podía conseguir un apapacho por algún lado… pero me di cuenta que ese es uno de esos síntomas de debilidad que debo aprender a manejar… y que, la verdad, maneje muy bien al final de cuentas. No es lo mismo llamar a una amiga para desinteresadamente juntarme con ella, que llamarla para decirle “acompañame un rato, porque no me salió lo que había planeado”. No es lo mismo improvisar que tratar de compensar.

Y, nuevamente, llegue a la misma conclusión: ¿para que? Así estoy bien, gracias. Si no salió el plan, por algo seria, así que mejor aprovecho ese algo y le saco el beneficio, o sea, este momento de reflexión y análisis.

Cuando vea a mi amiga, que será pronto, será justamente para compartir con ella un momento especial, para despedirla antes de su viaje y para celebrar-nos… no para pasar el rato porque no quiero ir a mi casa todavía…

¡Ah! y este finde promete… el sábado trabajo medio día, salgo a tiempo justo para meterme al cine a ver el fin del mundo y luego irme a embriagar un poco. Nuevamente, la posibilidad de conocer gente nueva es atractiva y servirá de distracción… espero poder mezclarme entre los animalillos y verlos babosear, espiándolos mientas realizan sus tontos rituales que solo tienen sentido para ellos… y riéndome del poco y simple sentido que encuentran en sus rusticas vidas.

Y, para finalizar, porque necesito reiniciar la maquina para seguir jugando con mi telefonito… la palabra del día: D.I.L.L.I.G.A.F… ¿que creen que significa? jajajaja.

Esa cara lo dice todo, ¿no? Si se quedan con la duda de que significa, me dicen, con mucho gusto les cuento… Pero, lo importante, es tenerla como meta, llegar a ese estado de animo, que esa sea la primera reacción que tengamos ante todo… o, al menos, ante la mayoría de cosas.

La cosa es mas compleja que esta simple publicación, obviamente… Hay mucho que podría elaborar en cada uno de los puntos… pero no quiero ni dar la impresión de que me estoy quejando o algo así. Simplemente establezco el punto de comparación con pasadas actitudes, nada mas.

Ahora, realmente pienso en lo conveniente y satisfactoria que es una de las opciones que se me presentan. Si sigo por ese camino, mi mentecita estará feliz y trabajando. Claro que podrá estar insatisfecha, pero estará tan ocupada que le costara notarlo… Y, lo mejor de todo: esta solución le roba totalmente el espacio de expresión a las viseras y demás elementos simbólicos. La tiranía de la razón se avecina😛

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s