One beer… two beers…

It took a little chemical boost… but i`m back at la-la-land… O, al menos, en los suburbios.

El muchacho vino hoy nuevamente con las respectivas chelitas y unas muy buenas costillas. Apenas voy por la segunda y me siento como si me hubiera vuelto a tomar aquella botella de vino.

Hable con Karen. Claro que no “hablamos”, solo la llame e intercambiamos palabras por unos minutos. Logre recuperar algo de mi coolness. No al 100%, pero estoy casi normal. La segunda Monte Carlo y el documental del 2012 del Discovery me regresaron a mi humor normal.

Tengo American Gangster de fondo y estoy bastante pensativo. Quisiera creer que lo de hoy fue un pequeño desliz, una tontería sin importancia… pero no quiero confiarme.

Hoy, recordé una frase que había visto por ahí… la fui a buscar para confirmarla y creo que es muy buena y se aplica perfectamente a mi en estos momentos: “Accept ´good enough´ and make it happen”. Y esto es justo lo que deseo lograr, el objetivo de mi equilibrio y control.

Como se imaginaran, dado el estado que he mencionado antes, no estoy en condiciones de escribir ningún tratado profundo o glamoroso. Solo estoy feliz de volver a mi estado normal, salir de mi bache. Cuando podamos hablar seriamente, habré vuelto seriamente a mi real estado actual. mientras tanto, estoy feliz solo porque si, como debería de ser siempre.

I suck…says me

Vengo directo a escribir; hoy si, las circunstancias lo exigen.

Para dar un pequeño preámbulo necesario, salí de acá de la oficina hace mas o menos 12 horas, llegue a mi casa a medio comer y dormir y salí de mi casa nuevamente a las 7:15 aprox, pase echando gasolina y me fui donde Karen, porque era muy temprano para irme de un solo al taller. Después de llegar a molestarlas un rato, nos fuimos al taller y nos pasamos a desayunar a Café Saúl de Vista Hermosa. La verdad es que fue un excelente desayuno, nos la pasamos súper bien. Luego, regresamos por el carro al taller, fuimos a dejar mi carro a la casa de Karen, y nos fuimos al súper y a Novex. Al regresar a la casa, sacamos el carruaje y nos fuimos al salón para que las colochas se cortaran el pelo.

Y acá es justo donde entramos en el tema. Primero, yo me ofrecí a llevar el carruaje. En parte por pequeña caballerosidad, en parte porque realmente quería hacerlo, en parte, porque me parecía lo correcto. Sin embargo, al no estar acostumbrado a este vehículo, lo maneje con demasiado cuidado y/o torpemente. Lo único que logre fue desesperar a mi estimada con mi torpe desempeño al volante. Cuando me ofreció la primera vez que ella iba a llevarlo, yo le dije que no, argumentando que, si yo llevaba el carruaje, al menos aparentaba utilidad; si lo llevaba ella, yo iba a ser la rubia de la pareja. Claro que se rio, lo cual era en parte el objetivo, pero también quería asegurarme de estar haciendo algo útil, no solo ir caminando a su lado.

Acá hay algo que resalta de obvio: ¿por que mi necesidad de sentirme útil? Y no es precisamente como que me haya portado como una sanguijuela últimamente…

Sin embargo, dejando atrás la broma, realmente se desespero y ella tomo el mando. Viéndola maniobrar el vehículo, realmente me di cuenta lo desesperante que había sido mi desempeño. En fin, llegamos al lugar y the shit hit the fan. Jimena se desespero de estar conmigo, yo no pude controlarla, y estoy seguro que me veía de lo ms ridículo corriendo detrás de ella, mientras la niña iba pegando de gritos como si yo me la fuera a comer. Eventualmente, una de las señoritas del lugar la controlo y la entretuvo bastante, hasta que le llego el turno de cortarle el pelo y se estuvo quietecita y tranquilita todo el rato.

Solo la bajaron de la silla y regresamos a la situación anterior. La niña, muy confiada e independiente, andaba por ahí como si nada, jugando con todo, hablando con la gente… y yo, todo idiota tratando de controlarla, que no la fueran a lastimar, que no fuera a romper nada, etc. Llegado a este punto, me sentí como el objeto de aquel legendario intercambio de frases entre dos eficientes agentes de inteligencia:

Charles Harker: We need the press on this like we need a third tit.
Nathan Muir: You using the other two?

Esto fue mas de lo que pude soportar, supongo. Ya ni se si me sentí como la primera, la segunda o la tercera. Tal vez me sentí como las tres al mismo tiempo. Me sentí totalmente patético, siendo incapaz de controlar y/o entretener a una niña de dos años, la cual no puedo negar que es totalmente adorable. No sabia si reír, llorar, esconderme bajo la mesa, o salir corriendo. Estoy seguro que, como pude ver, casi cualquiera en el lugar podía hablar con Jimena y entretenerla, mientras que yo era incapaz de siquiera llamar su atención sin que huyera de mi. Lo cual, debo también anotar justamente, nunca me había pasado antes.

Ya de regreso a la casa, para venirme acá a la oficina, veníamos hablando trivialidades en el camino con Karen. Jimena venia durmiéndose por medias cuadras, al parecer y, en una de las veces que se despertó, me llamo, para ver si iba con ellas. En ese momento se me hizo una gran grieta, ya no se ni en donde, ni porque… pero ese fue el punto de inflexión que me llevo a lo que me paso unos minutos después.

Estando apenas a una casa de su casa, Karen me dijo algo así como “gracias por acompañarnos y tenernos paciencia”… en ese instante sentí todos mis conocidos síntomas psicosomáticos, justo como los estoy sintiendo en este instante al recordarlo. Si no hubiera sido ella, o si no la hubiera visto al decírmelo, hubiera jurado que lo había dicho de forma cínica y/o sarcástica. ¿Ella agradeciéndome a mi? Yo me sentía como el idiota que tenia que pedir disculpas por ser tan incapaz e inhábil con la niña. Si bien es cierto por un momento en medio de toda la situación me sentí horriblemente mal y quería salir corriendo, no era por ellas, sino por mi; no quería huir de ellas, quería huir de mi. Y oír ese voto de confianza fue el equivalente a que una presa agrietada reciba el empuje de toda el agua que contiene. Ni siquiera me estoy molestando con la metáfora, es mas bien una descripción literal, creo.

Entramos a la casa, fui al baño antes de venirme… y casi me quedo encerrado a llorar ahí. No quería irme… no quería venirme. Quería quedarme ahí, con ellas, el resto de la tarde. De haber podido, hubiera tratado de convencer a Jorge que se quedara un par de horas mas acá, mientras yo lograba controlar mi sentimiento… pero no podía, porque Jorge ya tenia mas de dos horas de haberse ido… y, aceptémoslo, es mi compromiso, mi responsabilidad y tengo que cumplirlo. Puh-lease… anoche estaba de lo mas feliz argumentando porque soy el right guy for the right job… ¿y hoy quería escaparme?.

Al salir para despedirme de las dos… obviamente Karen se dio cuenta. Se me salió una lagrima al despedirme y, cuando me pregunto, le dije: “preferiría no tener que irme”. No pude explicarle ni el 5% de todo esto. Claro que se darán cuenta que hay un par de temas entremezclados acá, pero estoy que ya me pongo a llorar otra vez, pero esta vez del dolor de cabeza que tengo por estar pensando y escribiendo todo esto. Aunque tengo un bloqueo ahí, presente en toda su magnificencia, estoy empujándolo lo mas posible, con todas las fuerzas, para poder escribir esto y dejar descubierto al menos el esquema de lo que esta en mi mente.

Estoy torpemente descompuesto en el peor lugar. Ya vi que un par de gentes que pasaron frente a mi oficina se me quedaron viendo raro…

Lo único que puedo agarrar en este momento es: ¿por que tengo una auto percepción tan mala? basado en hechos, el que Karen me haya agradecido que les tuviera paciencia fue un voto de confianza… ¿por que es tan grande y tan fuerte el contraste entre lo que ella percibió y lo que yo percibí de mi mismo? ¿Por que ella me agradeció mi paciencia mientras que yo repudio mi incompetencia… en la misma acción? ¿Como podemos tener dos percepciones del mismo evento tan diametralmente opuestas?

Ahorita asomo otra cosa: no se muy bien que signifique, pero me siento en medio, aplastado dentro de una disonancia. Estoy en medio de dos fuerzas que empujan en direcciones opuestas y hoy sentí la totalidad de esa presión.

No se que estará pensando Karen ahorita… probablemente nada, porque estaba con sueño y quería dormirse. No creo que mi lagrima y mi frase le hayan espantado el sueño… y tampoco quiero eso. Pero definitivamente intentare hablar con ella mas tarde, cuando este en control.

Acá, creo que nuevamente tendré que citar a Spy Game:

Tom Bishop: … It’s not a fucking game!
Nathan Muir: Oh, yes it is. It’s exactly what it is. And it’s no kid’s game either. This is a whole other game. And it’s serious and it’s dangerous. And it’s not one you want to lose.

Me estoy dando cuerda yo solito… como siempre… Estoy perdiendo el control cuando mas bien debería de estar disfrutando al máximo el hecho de haber pasado medio día juntos. Ese es el juego que estoy perdiendo, el juego del control… de mi control. Lo de hoy fue algo tonto. Algo que pensé o sentí o hice o lo que sea… fue tonto.

En este caso, en esta relación, con esta persona, en este momento… lo menos que puedo hacer es derrapar sobre el hielo como acabo de hacer. Ya tendré la oportunidad de analizar esto detenida y profesionalmente. Tal vez mas tarde, tal vez dentro de una semana… pero necesito que hablemos de hoy.

¡Yey! Acabo de hacer mi primer ticket del día… Al menos no esta totalmente injustificada mi presencia acá…

En situaciones como esta, de verdad que me dan ganas de empezar a darme de golpes contra una pared… estoy arruinando un buen momento, un gran día, por alguna pendejada que paso volando por ahí… pero bueno, los que me conocen, saben que padezco de ese mal…

Va, ahora si, acá me quedo, ya mas tranquilito. Solo voy a ir a comprarme algo de comer a la gasolinera, porque tengo hambre y no se que hice mi comida…

The right guy for the right job

Creo que es una buena frase para resumir mi situación, ¿no?… extrañamente, aun tengo esa conocida sensación de ser un fraude a punto de ser descubierto.

Tal vez sea que, en los días tranquilos como hoy, realmente no encuentro una justificación para presencia acá, ni siquiera para mi puesto, mucho menos para mi persona. Otros días, claro, justifican el propósito de mi puesto y mi propia existencia.

En fin; pensamientos van, pensamientos vienen.

De aquel fantasmita que mencione, no se ha oído nada. Ni las cadenas arrastrándose, ni muebles moviéndose ni aquellos ruidos que asociamos como fantasmagóricos. Nada de nada. DILLIGAF? no, la verdad que no.

Ayer aproveche la mañana para hacer una visita que tenia ratos de estar posponiendo… casi evadiendo. Resulto ser de lo mas agradable, uno de esos momentos de cómoda regresión en el cual pude recurrir a algo que tenia ya un buen rato de tener fuera de mi sistema. Claro que esta recaída no quiere decir, para nada, que vaya a regresar a mis hábitos anteriores.

Hoy, por otro lado, fue un día desesperante, especialmente en lo que a manejar se refiere. ¡Que atascaderos mas horribles! solo espero que no haya sido una causa tan dramática como las que especulamos. Aun esta esa venita de sensibilidad humana, y prefiero pensar que todo este escándalo de hoy no tuvo consecuencias muy nefastas.

Para mañana hay un plan, el cual no ha sido confirmado ni coordinado, pero espero que salga bien. En unos minutos debería de poder confirmar y coordinar, pero prefiero no decir nada hasta que todo este listo.

Y…. a ver… ¿que mas?

El consumismo ronda mi cabeza y me hace pensar en maravillosas formas de quemar mi dinero en este mes dedicado a… ¡exacto! explotar el consumismo. Necesito toda mi fuerza de voluntad, y un poco mas, para no dilapidar mis recursos en estas ofertas que se nos ofrecen… bueno, que me cantan como sirenas.

Hay algo que si es importante y que si quiero remarcar… a ver: bueno, ya no, pero hasta hace unos minutos estabas en el Messenger… y aunque tengo tiempo de no hablarte y tenia ganas de hacerlo… no lo hice. En abstracto, si tengo ganas de hablarte, y muchas… pero en este momento en especial, las pude dejar pasar, así como ignore mi hambre hoy en la mañana.

No sé si habrá sido por estar acá, pero eso me hizo pensar, o mas bien, estar atento a la frase del titulo de este post. La escuche casualmente en “I, Robot”, una de mis muchas películas favoritas que ando cargando acá en la netbook. Y, como ya mencione anteriormente, creo que es una frase 100% aplicable a mi en estos momentos.

¿Por que no? Es un trabajo interesante, con reglas claras, interesante, exigente, requiere aprendizaje constante y amplia practica. Me mantiene solo, alejado de la gente, me obliga a improvisar y me pide mas de lo que normalmente doy. A cambio recibo información, oportunidades, buen dinero, tiempo y espacio para mi… Creo que lo estoy pintando como si fuera perfecto, ¿no?

Permítanme un momento, acá esta mi llamada…

Casi, casi, como la esperaba… buena conversación, aunque algo a la carrera. Ya esta todo coordinado para mañana, así que voy a tener una divertida mañana previa a una jornada extraordinaria de trabajo, porque mañana vamos a venir como si fuera día normal, lo cual significa… muchas horas extras 😛

Había pensado hacer el experimento de una reunión grupal mañana, pero como no coordine la primera parte antes, ahora no tengo tiempo para coordinar la segunda. Ni modo, otro día será.

Al parecer, saldremos tarde hoy, lo cual significa al menos una hora extra mas… como que va a ser un buen diciembre $$$.

Bueno, los dejo… y no por tener que trabajar, sino porque quiero terminar de ver mi película, jajaja

Sooo…

Estoy medio shockeado. Primero, un fantasma de navidades pasadas vino a contactarme; segundo, una amiga con la que hace ratos que no me hablaba me conto un diminuto detalle; tercero, cierta personita no esta bien y no se exactamente como hacer que mejore; cuarto, me mandaron a cazar un leon, armado con un cepillo de dientes y una mano enyesada.
 
Como no tiene sentido que me ponga a desgranar las situaciones, simplemente dire que me senti abrumado por unos momentos cuando fui tomando consciencia de todas estas cosas… Las cosas no pasaron en el orden en el que las mencione, asi que me fueron afectando cada una en su momento y a su ritmo individual, pero definitivamente la primera es la mas importante por intensidad.
 
En este punto del partido, en el cual ya pasaron muuuchas lunas desde el evento que origino todo el drama, no tiene nada de sentido seguir preocupado o lamentando dicho evento. Sin embargo, que repentinamente aparezca un correo en mi inbox con un simple "hola", si es una razon suficiente para que mi corazon se salte un latido y aguante la respiracion unos segundos, en estado de asombro.
 
Aun no se nada de nada, me faltan los elementos necesarios para entender porque paso lo que paso… pero supongo que ese simple hola fue una buena noticia en si misma, sin importar las implicaciones que tenga mas adelante.
 
Antes o despues de ese evento, no lo recuerdo bien, le escribi a una amiga para desearle feliz cumpleaños. Admito que deberia mantener un mejor contacto con ella, despues de todo el tiempo y viviencias que compartimos… pero ya saben como soy: mi constancia de objeto es bastante baja, que le voy a hacer. El punto es que me vengo a enterar que despues de todo este tiempo, esfuerzo y demas… la susodicha no esta practicando la psicologia… WTF? Que yo no la practique es una cosa, pero que ella no lo haga… bueno, eso podria ser un post en si mismo.
 
Me pongo a pensar en todas esas maravillosas personas que estudian algo y no lo practican. Lo que pienso al respecto varia de caso a caso, pero en general, siempre pienso que ha de ser una maravillosa experiencia el aprender tanto de algo y tenerlo a la mano solo por si te sirve, mientras dedicas tu vida a algo mas. Claro que tambien podria decir que podrian aprovechar la experiencia para seguir estudiando, aumentar sus conocimientos y crear nuevas perspectivas, nuevas formas de entender la vida, no a traves de puntos de vista… sino uniendo diferentes puntos para lograr algo mas grande.
 
Si yo pensara mejor de mi mismo, diria que justo algo asi es lo que hago, mezclando estudios, disciplinas, perspectivas, en una amalgama unica y dificil de imitar. Pero, como no pienso tan bien de mi mismo, creo que estoy en camino de hacer eso…
 
Estos eventos fueron sucediendo a lo largo del dia de ayer. Ya en la noche, cuando andaba en una sencilla cena conmemorativa, me entere que cierta personita no estaba al 100%. En el momento no le di demasiada importancia, pues hay veces en las que simplemente nuestro cuerpo necesita algo mas que descanso y comida. Hace unos momentos me entere que esta peor. Nada del otro mundo, aun. Y senti esa necesidad de salir de aca, ir a su casa, darle una sopita de pollo y sentarme a la par suya a convencerla que va a mejorar tomando media docena de medicinas que llevo en una bolsita plastica. Pero hay al menos tres grandes obstaculos que me impiden hacer eso, y nuevamente siento esa sensacion de impotencia, de incomodidad…
 
No recuerdo bien en que contexto o momento dijo Patrick que este tipo de pensamientos o sensaciones son una muestra de nuestra falta de confianza en el mundo y/o "el destino", entendido de una forma muy casual. Claro que las cosas mejoraran, claro que vas a estar mejor y te vas a curar… es solo que va a pasar cuando tenga que pasar, no cuando tu querras… ni cuando yo quiera. Vas a mejorar con o sin mi ayuda, porque tu vas a hacer lo posible por curarte. Y, a la larga, no importa si llego con un virologo del CDC de Atlanta… o solo con un abrazo para darte… igual, eventualmente, vas a estar bien.
 
Y es hasta este momento, que lo estoy escribiendo, que logro sentirlo… (lo realizo, jajaja (del english "realize", ok?)). Y, casualmente, me acuerdo de esa tarjetita que te compre, hace ya… cuantos? 10, 9 años? o fueron 11?
 
Este es el mejor momento para que apareciera la cancion que estoy oyendo "The best is ye to come" del soundtrack de Metal Gear Solid.
 
Sooo… Tenia que configurar 50 PDA’s, de hoy a mañana, me acaban de dar los instaladores PERO no me dieron el archivo de configuracion. Tengo que terminar, por 3ERA VEZ!!! el mismo chequeo de inventario y si, otra vez para hoy, porque urge. Vengo arrastrando como 7 tickets, porque no hay forma que los otros grupos de soporte logren terminar las tareas asignadas… en fin, tengo con que entretenerme aca en el trabajo. Y en vez de avanzar con algo de eso, estoy aqui, escribiendo como reportero, filosofando como niño y pensando en mis sentimientos como quinceañera.
 
Ah! se me olvidaba… este sabado trabajamos turno extraordinario… lo cual significa que entro a las 2pm y salgo a las 10pm… si me va bien.
 
Acabo de tener un pequeño encontronazo con mi mama por telefono, por sus cuestionamientos acerca de porque hago lo que hago. Ya hacia rato que no husmeaba sobre el cerco, asi que me agarro un tanto desprevenido… pero logre controlarme y contestarle como la gente y no como lo hubiera hecho hace un tiempo… Quien quita y de verdad he madurado un poco en todo este tiempo…
 
Nichi nichi kore kijitsu… cada dia es un buen dia

A day just for me… @ work

Mmm-mmm…. un día para mi solito en la oficina… Películas, música, un par de maquinas para arreglar y una maquina de comida para vandalizar.

¿A cambio de que? Pues no mucho… igual no tenia ningún plan para hoy, tampoco tengo mucho cash para hacer mayor cosa, así que me parece de lo mejor estar acá entretenido, solo, sabiendo que prácticamente no seré molestado.

Esto me hace pensar en los comentarios que he oído muchas veces respecto a estar solo. ¿Por que les molesta tanto? En mi caso particular, prefiero estar solo que acompañado, a excepción de un par de casos excepcionales, pero de ahí en adelante, en cualquier momento prefiero mi propia compañía que la de alguien mas.

Se supone que la gente solitaria es triste, o al menos ese es uno de los estereotipos. También dicen que son amargados. Y ya que soy un solitario cada vez mas solo… ¿estoy amargando mi tristeza, o estoy entristeciendo mi amargura? No sé… y en este caso, no me interesa saberlo.

Estoy terminando de ver The Great White Hype, ya oí el Réquiem de Mozart, estoy leyendo a medias un muy interesante articulo sobre Matrix (http://www.arrod.co.uk/essays/matrix.php)… Y tengo como 25 películas para escoger que voy  ver después, en unos minutos.

De aquí me iré a mi casa, a ponerme con mi primo a lavar y encerar los carros… luego de eso, un par de chelitas para hablar puras muladas con el patojo… y creo que nos iremos a dormir temprano, para madrugar mañana y hacer lo posible por terminar las conferencias de relaciones internacionales que tengo… lo cual me recuerda que incluso ya hasta conseguí un paquete nuevo de evolución y no he empezado con filosofía, ni he avanzado mucho en La Ciudad de Dios de San Agustín.

Pareciera como si le tengo miedo a eso… claro que siempre he pensado que no soy bueno con filosofía, así que cada vez que puedo evito el tema… Espero poder empezar al fin esto porque solo lo estoy arrastrando, retrasando el momento de empezar y tengo que hacerlo.

Por otro lado… me preocupa esto de no regresar al ejercicio. Siento que me hace falta, y mucha, pero no hay forma que logre encontrar el momento y/o el ritmo para regresar a correr y al gym. No solo por lo del pie, también la rodilla derecha esta molestándome bastante, mas de lo normal. Pero bueno, siempre he dicho que después de los 30’s la vida es cuesta abajo, ¿no? en mi caso, se esta cumpliendo, jajaja.

Voy a hacer el intento de coordinar algo para mañana, pero ni me pienso estresar al respecto ni tampoco hacer un esfuerzo sobrehumano, simplemente hare el intento y ya, si se puede bueno, sino, DILLIGAF 😛

Entre cumpleaños…

Estoy pensando en que escribir, pero no se me viene ninguna idea clara. Vengo de tener una de esas conversaciones interesantes, de las que se pueden tener solo con ciertas personas especiales.

Como toda buena conversación, no llegamos a ninguna conclusión ni logramos convencernos de nada. Simplemente expusimos nuestros puntos de vista con mucha pasión, oímos atentamente al otro, buscamos un error lógico y tratamos por todos los medios de atacar las debilidades argumentativas… y disfrutamos el rato.

Alegremente, hoy teníamos un nuevo motivo para celebrar, otro nuevo éxito que sumar en este inicio de carrera, la cual espero que llegue muy alto rápidamente.

Por mi parte, hoy tuve una extraña sensación en la oficina, pues por primera vez en todo este tiempo sentí que no estaba controlando mi entorno. Empezamos los trabajos de nuestro proyecto secundario, y mañana vamos a seguir con lo mismo, pero hoy, por un momento, estuve involucrado en una situación en la que no logre hallar la solución y tuvimos que dejar el problema para “los expertos”. Me molesto sobremanera que ni siquiera entre dos, Jorge y yo, logramos solucionar la situación. Espero que realmente sea algo complejo y no simplemente un pequeño detallito que pasamos por alto.

Pero bueno, nadie es perfecto, todos cometemos errores y, simplemente, la situación es mas compleja de lo que conocemos por el momento, así que es normal que de vez en cuando necesitemos una ayuda externa.

Ahora me doy cuenta que si hay algo que debo mencionar: de verdad tengo unas grandes ganas de juntarme con alguien… pronto y por un largo rato. Pero no se realmente como lograrlo, pues las cosas no pasan ni como yo quiero, ni cuando yo quiero… a veces, ni siquiera pasan, como ya he descubierto y repetidamente comprobado.

Supongo que este deseo esta bordeando esta sensación de la que hoy hablábamos, esa necesidad, casi fisiológica, de obtener algo. Por mas que logro limpiar mi mente y alejar esta sensación, no lo logro… y eso me perturba, pues mi creciente tiranía de la razón ha sido de lo mas efectiva para manejar distintos aspectos de mi interacción social.

Ahorita acaba de rozarme una ráfaga de sueño, siento los parpados pesados, los ojos cansados… simplemente quiero irme a dormir. Este es el tercer sábado seguido que me toca trabajar y, dejando cualquier queja por un lado, como que ya va poniéndose cansada la cosa. Afortunadamente, mañana puedo llegar un poquito mas tarde, así que voy a aprovechar para dormir rico y llegar totalmente alerta a mi turno.

Aun no hay ningún plan para después del trabajo, pero mi reducida liquidez monetaria, mas la posibilidad de trabajar en nuestro proyecto, tienen en jaque cualquier deseo de organizar algo. Lo mejor es dedicarle recursos al trabajo extra y dejar que pase el tiempo… ocupar la mente y gastar energías, justo como lo estaba planeando desde hace unos días, ¿se recuerdan?

Se me fue una cumpleañera y no logre verla… y mañana tengo otra, y no se si la voy a poder ver… Normalmente no me afligiría algo así, y de momento aun no me aflige, pero si lo tengo en mente y espero no quedarme con la gana.

Ahorita estoy en ese periodo de necesidad… de apetito… en el cual tengo muuucha hambre… solo tengo que aguantar un poquito mas, para que esa hambre desaparezca y pase a segundo plano. Se me acaba de ocurrir que estoy tratando de hacer un ayuno, pero no como otras veces para luego satisfacer en toda regla el apetito, sino mas bien para empezar a acostumbrarme a esa limitación especifica en mi “dieta”.

¿Hasta que punto podre llegar realmente a aislarme, a enajenarme? Estos días he tratado, y querido, realizar bastantes contactos superficiales, lo cual es un tanto opuesto a la idea misma, pero si pienso que es justamente una medida para facilitar o suavizar el estado al que deseo llegar, tiene mas sentido. Además, aceptémoslo: siempre me pongo vulnerable en esta época. Por mas que lo quiera, no puedo negar que estamos llegando a esa época del año en la cual es importante nuestro circulo social… pasar tiempo unos con otros, hacernos reír, disfrutar de la compañía, etc.

Ni voy a entrar a ese tema, porque es un rant totalmente separado y complejo. Quisiera… ¿que quisiera?… Dormir, acá lo dejo.

Just one of those days…

Todo empezó con una extraña prisa por compensar. Debido a una falta de coordinación, sazonada con una inocente confianza en los demás, se nos presento un problema que no habíamos siquiera pensado que podía pasar: se quedo un turno sin cubrir. Las razones, o excusas, ya no importan en este punto, el hecho es que, como equipo, fallamos, y tuvimos que responder a la emergencia.

En este caso, me toco a mi salvar la mañana, aunque claro, llegue ya cuando habían mas de 50 llamadas perdidas, dos correos globales, cuatro tickets duplicados y un montón de gente curiosa viendo como paniqueaba nuestra jefa.

Sin embargo, conforme fue avanzando el día y logre llegar a mi estado zen de ritmo de trabajo, las cosas se estabilizaron y resulto ser un día prácticamente normal. Digo prácticamente porque, así como hubieron sorpresas, hubieron buenas noticias y también malas noticias. Podría decir en general que, simplemente, hubieron varias noticias. El asunto es que tenemos una oportunidad de hacer algo de $$$ extra, y no de manera ilegal ni inmoral, sino simplemente siendo un poco emprendedores y entusiastas. ¡Ah! y probablemente nuestra paga se atrase, porque aun hay detalles que solventar con es de las “autorizaciones” y no lo han hecho aun.

Acabo de recibir una pequeña inyección de capital, la cual se va a transformar inmediatamente en parte del fondo operativo de este proyecto. Espero que nuestra aventura conjunta no solo nos traiga ganancias monetarias, sino también algo de prestigio y un estable segundo frente monetario.

Pero bueno, siguiendo con las cosas de entorno, resulta que alguien por ahí recibió una noticia sorpresiva y, cuando me la compartió, me hizo pensar en muuuchas cosas que preferí callarme, pues no era el momento de portarme cínico o sarcástico. Digamos que sentí esa mano fría en mi hombro, recordándome lo insignificante que puede ser todo cuando se contrasta con algo realmente importante.

Y bueno, fue un tanto agradable darme cuenta que mi mente responde ante estas situaciones justo como yo quiero. Y aun así, logre encontrar la energía y el espacio necesario para sentir real empatía tanto por la situación como por la noticia.

Ahora que lo recuerdo, hablando de la gente y otros especímenes… hoy se me apareció otra razón para pensar como pienso de la gente. Iba en camino a hacer un pequeño favor a un usuario, nada del otro mundo, y justo cuando le estaba dando la solución al problema que me había planteado, me entero que para el era un problema… pero por las razones equivocadas. Básicamente, quiere hacer trampa mas… impunemente… de lo que lo ha estado haciendo últimamente. Recordé aquella idea que dice que el valor ético o moral de una acción solo puede ser medido a lo largo del tiempo, en base a las consecuencias que genera.

¿Que consecuencias podrían crearse a partir de este favor que hice? No se, simplemente, no me toca a mi descubrir estas cosas, pero se me ocurre pensar, ¿cuantas de estas cosas nos topamos diariamente, cuantas veces al día actuamos y generamos consecuencias que ni siquiera iremos a ver? Esa es una de las maravillas de la vida, como creamos algo no solo sin querer, sino siquiera sin saber hacia donde ira y que hará estando ahí.

La vida es una gran serie de historias de transformación. Mi trabajo soñado se esta transformando en un trabajo real, mi amiga esta a minutos de celebrar una vez mas su nacimiento, mi día va a terminar y a darle paso a uno nuevo. La vida es realmente energía, no se crea ni se destruye, únicamente se transforma…

De la misma forma, yo no estoy creando pensamientos o párrafos literarios, únicamente estoy transformando un torbellino de ideas, dentro de mi cabeza, en un grupo de oraciones, que ni siquiera forman párrafos en este medio… ¿Y en que se transformaran dentro de sus mentes, lectores? Tal vez mis murciélagos han desarrollado la teletransportación, e invaden sus mentes a través de estos escritos.

En unos minutos empieza un nuevo día, en el cual tengo un cumpleaños, una llamada por hacer, varios mensajitos por enviar, una cita cancelada, una reunión de trabajo, una excursión de shopping de materiales, un viaje de compra de alimentos, un almuerzo, una larga jornada de trabajo, incontables oportunidades de reír, sonreír y enojarme. Voy a extrañar a alguien, amar a varios, odiar a unos cuantos, ignorar a millones… Dentro del amplio espectro de posibilidades para este día, solo espero poder contactar a un par de personas y hacer reír a una… y considerare mi día un éxito total.

Nota: Estas ultimas imágenes son parte de la colección de t-shirts que venden en http://www.splitreason.com, por si alguien quiere comprarme una para navidad… hay varios modelitos para escoger, especialmente diseñados para mi; es de lo mas fácil adivinar cuales son las que me gustan…