Soñando contigo

aaayyy, que liiindo…. jajaja. Encontré esta canción buenísima, gracias a toda esa camionada de música nueva que bajo JD. A ver si el ya la oyó o le puso atención, a mi la verdad me gusto desde la primera vez que la oí, hace unas cuatro horas… y se me trabo en al cabeza.

No es solo el ritmo, la letra es algo extraña, la voz de la cantante… mmm… muy buena canción, se me hace al estilo del Otelito o Piedra luna.

¡Ah! ¿Y como van a opinar si no la oyen? solo busquen “Soñando contigo” de Kiko Navarro… En YouTube, los videos que salen van de mal a malísimo, incluso hay un par de versiones realmente chuecas de la canción, solo hay que buscar un poco, vale la pena; claro, si les gusta el deep house. Esta es la mejor versión de la canción que he encontrado, insisto, ignoren el video, solo óiganla: http://www.youtube.com/watch?v=aihbszXhWnE&feature=related

Hablando de deep something, hoy almorzamos perfectamente bien, Debbie y yo. Creo que es el lugar el que realmente le da la atmosfera a nuestros almuerzos. Como sea, nos reímos, hablamos seriamente, dijimos tonteras, nos pusimos al día y, en general, la pasamos súper bien.

Tengo que admitir que hoy no ha sido el día mas productivo. Se nos cayo el enlace casi dos horas, salí a hacer mis transacciones bancarias… al regresar era el festejo de cierre de mes, mas la celebración de los cumpleañeros… y ya voy para una hora de estar jugueteando acá, oyendo música y pensando cosas.

Apenas hable con Karen, bueno, apenas hemos hablado en esta semana… me siento bastante desubicado al respecto, a veces siento como si tuviera dos semanas de no hablarle, a veces siento como si apenas hablamos hace unos minutos… pero bueno, c’est la vie, ¿se acuerdan?. Lo que si tengo que admitir en su justa y total dimensión es que extraño a Jimena… y mucho. Supongo que ha de ser mi mal karma, pero realmente es algo lógico, ¿no?, haciendo relación con la lógica expuesta hace un par de posts, la relación causal es obvia.

Pero en lo que realmente me hace pensar todo esto es en mi y mi forma de manejar mis apegos. Hace un par de días intente escribir al respecto y me llevo una eternidad ordenar mis pensamientos, entre la corredera de acá y el desorden de mi mente. Luego de casi tres horas de escritura, intento publicar y… zaz que estaba vencida la sesión del internet. Por un segundo, sentí dos pulsaciones en la vena de la frente, esa de la ira total… pero un segundo después me di cuenta que probablemente yo mismo me había saboteado desde el principio… y me calme instantáneamente. Luego leí lo que había escrito, y me di cuenta que en verdad había escrito de una forma casi terapéutica. Me había relajado, involucrado… liberado de algunas cosas al escribirlas… y no era indispensable que lo publicara, todo el valor terapéutico había estado en escribir, no en que me leyeran.

Así que ahí lo deje, y hasta hoy escribo nuevamente… con “soñando contigo” de fondo, repitiéndose una y otra y otra vez…

Ah, mis apegos… si realmente siguiera el camino de mi sueño, estaría mas solo que nunca. Tendría que dejar todas esas cosas que me gustan, me satisfacen… y cambiarlas por algo que me llene real y totalmente. Claro, asumiendo que mi sueño sea como lo sueño y no sea una imagen idealizada. En ese caso, me llevaría el tren… probablemente me moriría por nada, jajaja.

En fin, los sueños, sueños son. Y aun hay tiempo, no mucho pero si hay. Ya veremos como van las cosas.

Pero bueno, apegos. Por ejemplo: no se trata de lo que pudiera servirme un iPhone, es el puro hecho que lo quiero. Cuando lo tenga, mi vida no va a ser tangible o mediblemente mejor o mas alegre o mas llena, pero igual me voy a sentir mejor de tener, poseer, algo que deseo. Además, al momento de tenerlo, tengo que comprarle algunos accesorios, cuidarlo, etc. No estaré igual de relajado al dejar mi iPhone por ahí como ahora, cuando dejo tirado casi en cualquier lado mi Samsung, el cual no me gusta mucho, como se imaginaran.

Algunos entendidos en la materia me dirán que estoy hablando puras pajas, que ni siquiera puedo hablar de apego referente a objetos materiales, porque es una relación basada en la interacción reciproca entre personas ¿cual es mi interacción con un teléfono, una computadora o un carro? Ok, hablemos de personas entonces. Mis amigos. Mi apego hacia ellos es especial, pues es casi el único que tengo. Lo que mencionaba de las cuerdas en ejemplos anteriores: no tengo muchos amigos, los pocos que tengo los tengo realmente cerca siempre, de una u otra forma. Claro que algunos por ahí dirán que nada que ver, que soy un rata que se desaparece por meses, lo cual es cierto, pero no tengo que estar pegado a la cadera de alguien para demostrarle que me importa o el cariño que le tengo, ¿verdad?… De ser así, entonces tal vez tengo aun menos amigos de los que creo.

Así que, ¿que pasa cuando nos enojamos, peleamos, etc? Casi siempre yo hago todo lo posible para que eso no pase, pero cuando pasa, es prácticamente un desastre, el cual manejo mediante diferentes mecanismos de defensa. El problema es cuando las cosas se me salen de las manos y realmente acabo sacándome a la persona… ahí ya no hay vuelta atrás… Y por eso es que tengo tan pocos amigos.

Bueno, bueno, el punto. La “dependencia” hacia ciertas personas es inversamente proporcional al numero total de personas de las cuales “dependo”. En estos momentos, yo diría que mi vida tiene tres o, lo mas, cuatro, anclas de realidad… luego unas ocho o diez amarras de refuerzo… y se acabo. No tengo una red social de apoyo, así que eso es todo. En el caso del otro significativo, es altamente discutible el punto, pero déjemolo en que el lugar esta vacio, algunos juegan el rol de diferentes maneras, pero ahí no hay nadie, es un terreno baldío.

¿A quien le sorprende esto?

Mi principal problema es que yo le voy asignando el valor y posición relativa a cada uno. A veces, eso no corresponde con los datos que ellos perciben o generan y ahí es cuando empiezan los problemas. Y siguen cuando nos ponemos a sincronizar la información y resulta que normalmente acabo en el rango de basura en mi mente… Algunos reclaman, pocos se enojan… hay un par que me abofetean hasta que entro en razón, lo cual es un poco doloroso para el ego, pero totalmente necesario y útil.

La cosa es: ¿que hago sin ustedes? ¿que haría fuera de mi contexto, decidiendo sin poder consultar o analizar? Trato de llevar situaciones conocidas al extremo, para hacerme una idea. Aunque pudiera hacer nuevos amigos, colegas, camaradas, no voy a poder hacer nuevos hermanos, mejores amigas, encontrar otras partes de mi “otra parte”… Mis experimentos de aislamiento social siempre acaban mal, aunque claro que podría pensar que los soviéticos nunca sintieron que fuera un fracaso que Laika muriera dentro de su vehículo espacial.

Aun y cuando no parezca, ustedes tienen mucha influencia sobre mi… unos mas que otros, claro, pero todos juegan un papel, tienen un rol y una posición en mi constelación.

En algún lugar leí esta frase: “Se perfectamente que hice para merecer a los enemigos que tengo… pero no tengo ni idea de lo que hice para merecer a los amigos que tengo.” No se que hice para merecerlos a todos ustedes en mi vida… siempre siento que recibo mas de lo que doy, y por eso a veces trato tanto, tan duramente, de estar ahí siempre, de ser perfecto, de satisfacer cualquier necesidad… porque pienso que se van a dar cuenta de lo que yo pienso: que no los merezco, que aun tengo que hacer algo mas para que estén ahí.

Así que… gracias. Gracias por estar ahí, gracias por decirme y demostrarme que nuestras relaciones se mantienen a un nivel reciproco. Gracias por leerme, aunque no me escriban… o por escribirme aunque sea de vez en cuando.

Hubiera querido pasar el día de mañana, sábado 31, con ciertas personas, sin ningún orden en particular. No se pudo, tal vez se pueda, a lo mejor si, quien sabe. Aunque no lo pase con nadie, estaré feliz, sabiendo que todos están ahí para mi, así como yo estoy ahí para ustedes.

¡Y ya! voy a dejarlo ahí porque no tiene sentido seguir corriéndome la cola.

Les voy a dejar la letra de la canción, porque realmente me ha gustado… a ver que les parece. De verdad óiganla, es buena.

SOÑANDO CONTIGO
Kiko Navarro
Hoy he sentido que el silencio se me muere
Cada vez que entras despacio en la habitación
Desnúdate y cuéntame porque estas conmigo
Desnúdate y cuéntame porque cuando juego a no quererte
Siento que florece algo en mi corazón
Desnúdate y cuéntame porque sigo pecando contigo.

Porque sigo pecando contigo y tú conmigo
Cuéntame porque no crees en mí cuando me ves llorar amor

Y aquí sigo provocandote reacciones que no entenderé
Susurrándote canciones que no cantaré
Y sigo aquí andando y tropezando contigo
Sigo mojando tu almohada con mi sudor
Sigo haciéndote creer en el amor
Y vivo así...yo vivo soñando contigo

Porque sigo pecando contigo y tú conmigo
Cuéntame porque no crees en mí cuando me ves llorar amor
Fingiendo que nada duele porque, porque sigo pecando contigo

Porque sigues pecando conmigo y yo contigo
Si tú sabes que no creo en ti cuando te veo llorar amor
Si me ofende y me pervierte porque, porque, porque sigo soñando contigo

Deseándote,
inventándome canciones,
deseándote
Deseándote,
inventándome canciones,
deseándote

Porque sigo pecando contigo y tú conmigo
Cuéntame porque no crees en mí cuando me ves llorar amor
Porque sigo bebiendo de tus labios amor,
porque, porque sigo pecando contigo
Porque sigues pecando conmigo y yo contigo
Si tú sabes que no creo en ti cuando te veo llorar amor
Sé valiente y mírame de frente mi amor,
dime porque sigues pecando conmigo
Porque sigo pecando contigo y tú conmigo
Cuéntame porque no crees en mí cuando me ves llorar amor
Fingiendo que nada duele porque, porque, porque sigues pecando conmigo
Porque sigues pecando conmigo y yo contigo
Si tú sabes que no creo en ti cuando te veo llorar amor
porque, porque, porque, yo aqui sigo soñando contigo
Advertisements

Quicky

Insomne nuevamente. Simplemente quise curiosear un poco… y zaz, me quede leyéndome a mi mismo. Apenas me voy leyendo tres meses y siento como si fuera otra persona, en otro lugar, hace mucho tiempo.

Aprovecho para darme una pasada por facebook y mandar un mensaje a dos personitas… espero que se rían nuevamente.

Estoy pensando si irme a dormir o no. Lo que realmente quisiera hacer en este momento es tomar mi teléfono, marcar un numero, despertar a alguien y hablar hasta ver salir el sol… como antes. Pero no se puede porque: a) no puedo llamar a quien quiero, b) a quien podría llamar, no me dan ganas de llamarla, c) a todas las demás a quienes quisiera llamar me matarían si las llamara ahorita. Así que, nuevamente, de una forma trivial, experimento en su totalidad la palabra “alone”. No me estoy quejando, solo remarco un hecho.

Debo decir que, el problema de depender de pocos lazos que me aten a la realidad, es que cada uno de esos lazos es muy fuerte… y el nivel de vulnerabilidad que me infligen es grandísimo. No es lo mismo estar atado a 100 cuerdas, que cada una me hace 1% vulnerable; que estar atado a 3, que cada una me hace 33.33% vulnerable. No se si lo dije de la forma correcta, pero con ese burdo ejemplo, ya tuvieron que entenderme.

Reading about the big bag of freak me hizo pensar, “¿por que no?”. Claro que no con una llamada a las 2:30 de la mañana de un martes… pero un mensaje por el facebook no mata a nadie, ¿verdad?. Bueno, esta hecho, a ver que pasa.

Ahora si, no a dormir, pero si a cerrar los ojos, ya me están lloriqueando… A este paso, fijo que en diciembre voy a necesitar otra vez cambio de graduación…

¿Cara o escudo?

23:24 hrs: me siento a escribir acá, mientras trato de atragantarme mi pan con jamón de la cena. El día de hoy estuvo bueno, realmente bueno: apenas llegue, ya habían cosas que hacer; luego, se me juntaron varios problemas al mismo tiempo; Jorge se apareció justo en el mejor momento, para echarme una mano, pues las cosas mantuvieron su saturación por el resto de la noche, hasta llegar al evento final: uno de esos fallos críticos irrecuperables.

Estoy tranquilo, sereno, porque se que hice lo correcto, lo que procedía. Sin embargo, sigo siendo responsable: como reacción a mi acción, se perdió todo un día de trabajo de alguien mas; y esto me pone a pensar. Debo aclarar que acá no dije “por mi culpa”, porque no hay “culpa”. Hice lo que debía, el sistema NO respondió como debía, y las cosas se pusieron feas. Como explique en un par de ocasiones en la noche: el mejor rescatador de información del mundo no puede sacarse del ass una información que nunca se escribió. Si se escribió y se borro, claro que se puede rescatar… pero si nunca se escribió, ¿que se puede hacer?.

Así que para mañana, ya ofrecí de antemano mi ayuda para lo que sea necesario hacer para normalizar la situación. Algunos pensarían que es por culpa, pero no, insisto, simplemente es responsabilidad: mi acción tuvo una consecuencia, y deseo colaborar para enfrentarnos rápida y efectivamente a esa consecuencia.

Supongo que la diferencia es únicamente en la actitud, aunque las acciones sean parecidas. Esto me recuerda esa molesta y tonta frase que he oído varias veces de varias personas: “no hagas algo bueno que parezca malo” ¡Ja! como si las acciones llevaran etiquetas en la frente… o peor aun: como si nosotros tuviéramos voz y voto para juzgar, imparcial y objetivamente, que es bueno y que es malo. Además, el valor ético o moral de una acción solo puede ser apreciado a lo largo del tiempo, las consecuencias que se disparan y generan con el pasar del tiempo… dentro de 100 años tal vez aun hayan rastros de continuidad para algo que pensamos o actuamos hoy.

Si quieren verme echar espuma por la boca, denme cuerda con ese tema, please, me caería bien el ejercicio.

Pero eso será otro día, lo que tengo en mente en este momento es mas importante para mi.

Acción – reacción, acción – consecuencia, consecuencia – responsabilidad. Soy responsable de las consecuencias de mis acciones. NO importa la intencionalidad, no importa si quería que pasara algo o no lo quería, no importa si quería ayudar o tenia malas intenciones. Hice algo, cause algo, y habrán reacciones hacia eso que cause.

Lo digo de esta forma porque pienso, como pensé hace unas semanas, al oír y analizar la historia y el contexto de Alex (no mi amigo, sino otro), ¿como debería de sentirse un soldado al realizar a cabalidad una misión? En el caso de Alex, había una mutilación prácticamente de las emociones. El decía algo así como que no estaba matando personas, sino eliminando objetivos. Punto. Y estoy totalmente de acuerdo… sin embargo, el eliminar un “objetivo”, el deshumanizar al enemigo, no me deja libre de responsabilidad.

Supongo que, en un caso como este, la diferencia seria entre tener pesadillas por la noche, y dormir el sueño de los justos… pero no a base de represión, ni de racionalización (o bueno, tal vez si), sino mas bien basados en una filosofía y ética especial y objetiva al respecto de nuestras acciones.

Como sea, ya me perdí acá en mis pensamientos por estar pensando en otras cosas mas inmediatamente importantes.

Hay pequeños detalles que pueden fastidiarnos la vida, no digamos un día: “the devil is in the details”, dicen por ahí. Y un diablillo anda rondándome…

Por otro lado, me alegra mucho haber provocado una risa hoy, espero que sea la primera de muchas 🙂

Fack, ¿45min para esto? si que estoy disperso…

Again…

Antes que nada, lo mas sencillo: ya termine con Pink Floyd. Justamente ayer termine la discografía completa. Debo decir que casi me sentí aliviado de terminarla, aun con lo maravillosa que es esa música. Me pregunto, ¿como seria la gente, como grupo, si oyera mas este tipo de música complejamente artística en vez de esa basura de reggaetón que oyen ahora? Nuevamente, estamos rozando la utopía, si todos fueran súper… nadie lo seria.

Pero bueno, las cosas han estado extrañas por acá: un fuerte golpe el viernes, un maravilloso sábado, un relajado domingo… y hoy, lunes, nuevamente a trabajar, a seguir al pie del cañón, listo para lo que caiga.

No tengo realmente un orden para atacar las cosas, así que pienso en estos momentos en un comentario del sábado acerca de mis actitudes. Siempre es bueno tener una retroalimentación, especialmente cuando es certera y nos ayuda a cambiar. Lamentablemente, estos efectivos dardos no traspasan mi coraza en los puntos fuertes… y en los débiles, causan un ligero daño que es rápidamente reparado. Conclusión: si, debería de cambiar, pero ni modo… algún día lo hare.

Es mas molesto el simple hecho que estas retroalimentaciones están en la misma frecuencia que ciertos deseos internos de cambio, los cuales son suprimidos de vez en cuando. No basta solo con el deseo de cambiar, debemos tener la actitud de cambiar y realizar la acción. Hoy estuve a punto, pero nuevamente me falto la energía para hacerlo… espero que mañana sea un mejor día, en lo que a este tema se refiere.

Por otro lado, me pase totalmente bloqueado desde el viernes para poder ayudar a una amiga con una simple tarea. Me avergüenzo totalmente, pero no pude hacerlo. No me estaba pidiendo la formula de la eterna juventud, nada mas un poco de creatividad literaria… pero me fue totalmente imposible. Y se agrava la situación, porque justamente ella esta teniendo severos problemas en estos días, y un poco de ayuda le hubiera caído bien… y no pude dársela.

No estoy completamente inspirado ahora. Solo quise sacar algunas cosillas antes de irme a trabajar. Hay cosas buenas por escribir, cosas serias y temas ligeros, pero carezco del impulso y tengo tan poca energía, que simplemente no puedo superar el leve bloqueo que tengo ahorita.

Claro que un bloqueo es una buena señal: justamente es el indicador que estoy en las inmediaciones de algo importante. Para que se hagan una imagen, es como ir caminando por el bosque y repentinamente encontrarse un cerco. Los hay de todos tipos, desde un par de sencillos troncos con alambre, hasta aquellas cercas de tres metros de altura, electrificadas y con minas a ambos lados.

Este cerco de ahora es uno de esos de troncos y alambre espigado, podría saltarlo fácilmente si…

Hice algo un tanto raro este sábado. Casi, casi, estuve a punto de regresar a un punto de mi pasado… ¿podría decir que estuve a punto de realizar una regresión? Jajaja, ya se que estoy abusando del termino, pero es la mejor forma de explicarlo. Como sea, la situación casi paso, pero no ocurrió nada; todo se redujo a una pequeña conversación en el estilo de reporte y las cosas siguieron su rumbo normal.

No se si sea curioso o no hacer notar que este momento de “casi” lo acomode justamente entre mi salida del trabajo y mi siguiente compromiso de la tarde. O sea, justo entre salir de mi mismo e ir a interactuar seriamente con alguien, me jugué esta llamada telefónica, que era como una invitación a una regresión. Solo se termino la conversación, y me di cuenta que no la necesitaba, que pude haber pasado el día, la semana, otro mes, sin hacerla. Nuevamente, este es un pequeño ejemplo de uno de esos momentos de debilidad y su reacción inmediata.

De todas formas, el evento que siguió fue muy bueno. Volvimos a reunirnos con Lucia (F) y logramos hablar un bueeen rato. Hubo un par de momentos en los que no supe que decir, pero, al margen de, todo salió bien. Paula llego y se fue dormida, así que, lamentablemente, no pudimos establecer contacto, pero ya habrá otra oportunidad.

Acá me topo con otro bloqueo… pero de forma diferente… empiezo a escribir y, al releer, me doy cuenta que estoy persiguiéndome la cola, puro perro. Puedo seguir escribiendo, es solo que lo que escribo no me lleva a nada. Podría decir que es un bloqueo mas suave, mas sutil… y, nuevamente, tengo que preguntarme ¿es el objeto, o la acción, la que produce el bloqueo?

Me voy a ir por el lado fácil y voy a cambiar de tema.

Luego de reunirme con Lucia y Paula, me fui donde Alex, que ya tenia tiempo de no ir por allá. Las cosas están un poco cambiadas, pero aun están por desarrollarse cambios mas profundos y fuertes. Como sea, en cinco minutos estábamos de regreso a esa burbuja atemporal en la que nos hemos mantenido por once años ¡(11)!. Como si nada, salimos, nos reunimos todos y nos pasamos una noche maravillosa, apenas comiendo y tomando, pero todo el tiempo hablando y riendo hasta llorar.

Y acá puedo engancharme con lo ultimo que escribí hace un par de posts, lo de alone y lonely, porque hay un sujeto para hacer comparaciones. Digamos que este sujeto es CF, jajaja, nada obvio. En fin, tanto CF como yo estamos solos, en el sentido de relaciones románticas. La abismal diferencia entre su actitud al respecto y la mía, es que el pobre lleva apenas tres (semanas… ¿o meses?, acabo de olvidar por completo ese detalle… bueno, le voy a dar el beneficio de la duda y digamos que son) meses y esta como loco, puro león enjaulado. Es impresionante la falta que le hace estar con alguien. Y luego, estoy yo. Si nos atenemos a lo estricto, voy para tres años de la ultima vez que estuve enredado en algo “formal”, si es que algo de dos meses se puede llamar formal. Y si, no voy a negar que a veces siento la falta, pero no estoy en ese punto de locura por andar con alguien. O, tal vez, solo sea que la he expresado de distintas formas, mas sutiles, no tan obvias, y he logrado disipar la necesidad a través de múltiples contactos suaves, en vez de buscar un solo contacto intenso.

Dejando atrás las comparaciones, ya ni se si es bueno o malo decir que todo eso quedo atrás. A estas alturas del juego, como comente el sábado por teléfono, me declaro simplemente retirado. Es una maravilla retirarse de algo en la vida a los 30’s. Simplemente, ya no me importa, puedo sentarme en la banca a ver a los demás sufrir y llorar al respecto; reírme CON los que ríen y reírme aun mas DE los que lloran, jajajaja (nuevamente, me rio de la situación, no de la persona, ¿ok?).

Y acá encuentro una extraña puerta trasera para el bloqueo que mencione anteriormente…

El sábado, estando con Lucia y Paula, me sentí de lo mas cómodo y tranquilo, disfrute realmente la oportunidad de estar con la dos… y no pude evitar preguntarme porque Lucia me pregunto si podía llegar acompañada. Me conto porque y me pareció de lo mas extraño, la verdad, una parte mía se sintió indignada. Pero a lo que voy es a que, si bien es cierto no estoy en busca de algo así ahorita, no me molesta para nada pasar tiempo con alguien que esta en esa etapa de la vida. Y creo que, en retrospectiva, nunca me ha molestado estar en medio de una reunión de parejas o de familias, por ejemplo, y ser el único que esta ahí solo… mmm… tendría que revisar mis anotaciones anteriores, para ver si hay algo al respecto. Al menos ahorita, de primera impresión, no se me viene nada a la mente.

Hay algo extremadamente divertido y encantador en ver a mis amigas transformadas en mamás. Creo que eso si lo dije ya antes: justamente esa combinación de lo familiar y lo nuevo; la amiga y la mamá.

No sé si tiene sentido algo de esto o si nuevamente me perseguí la cola, pero por lo menos me quedo tranquilo de haberlo escrito. Nuevamente, si alguien esta interesado en profundizar aunque sea un poquito en el tema, siéntase en la total libertad de comentarlo, a ver si llegamos a algo.

Y, aquí me quedo. Voy a arreglarme para irme a trabajar, a ver que nos tiene preparado este día.

Not so crazy without Pink Floyd

WOW… just W-O-W

“El precio que pagas por ser consciente de tu propia existencia es tener que enfrentarte con la inevitabilidad de tu propio fin. La conciencia de la muerte es el precio que pagamos por la autoconciencia.”

Yo en lo personal estoy mas que satisfecho pagando el precio, como les comentaba la ultima vez, es algo que hago a diario, al menos dos veces por día, y que definitivamente hago con una sonrisa en la cara… casi como mi trabajo, aunque este trastornándome mis patrones de sueño, como podrán darse cuenta por la hora de publicación de este post.

Pero, no todo son quejas por acá. Al menos ahorita estoy acá en mi casita, en mi camita, escribiendo, listo para dormir en unos minutos.

Creo que voy a dormir hasta medio día. Si normalmente me cuesta muchísimo poderme levantar a una hora decente, ahora va a ser peor, por dos días seguidos de desvelo.

Estoy pensando en un pequeño experimento con mis patrones de sueño… o algo así, pero me da cosa lanzarme a hacerlo por el trabajo… no se si capaz que quedo muy fucked up y meto la pata por allá.

Como sea, si bien es cierto estoy medio insomne, también estoy cansado y medio asueñado. Estoy acá escribiendo porque me dieron ganas Y encontré esa maravillosa cita en las noticias de la BBC, si quieren ver la nota completa, esta acá: http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2009/10/091021_conciencia_experimentos_men.shtml

Me parece de lo mas triste que la gente se pase ms tiempo estando actualizada de los resultados de los equipos de futbol o de los chismes de los actores mexicanos que haciéndose preguntas importantes como esta. ¿Que es lo que me hace ser lo que soy?… ¿no es un tema maravilloso?

La verdad a mi me fascina, siempre me ha gustado… últimamente es fácil decir que ha intervenido en mi funcionamiento y como he ido adaptándome, pero conforme retrocedo en el tiempo, cada vez la tarea es mas difícil e inexacta… al menos sin la ayuda de un buen analista.

Hoy… bueno, hoy… no, ayer, miércoles… de verdad tenia ganas de hablar con Karen. Ver como estaba, como se sentía… No hay forma de describir acá el bloqueo que me acaba de dar… no se si es el objeto o la acción la que lo produjo, pero me dejo totalmente confundido.

A ver, probemos con otra cosa… nop, tampoco sale nada útil. Estaba pensando en lo ultimo que escribí en el otro post, lo de alone y lonely… pero me topo con lo mismo, total bloqueo.

Pero no es solo eso lo que tengo en mente, ¿verdad?… a ver, happy thoughts, happy thoughts… se me cumplió lo que me vaticinaba un correo de esos de cadena que me mandaron :P, eso es algo alegre… me sorprendí a mi mismo riéndome como tonto sin razón un par de veces en el día… y eso que estaba desvelado y me volé un mega turno de 9am a 11:30 pm… mas de 14 horas.

Ahora me doy cuenta de algo: cada vez que hago cuentas de mi tiempo pasado en la empresa y quiero alegar, me sale una sonrisa. No importa de lo que me este perdiendo ni lo que no pueda hacer: a pesar de mi costo de oportunidad, estoy feliz, auténticamente feliz en mi trabajo. Realmente me siento como un bombero ahí: estoy tranquilo, leyendo, oyendo música, etc, hasta que suena la campana… y entonces, ¡a correr!. Siguiendo con la metáfora, a veces es solo un gato que hay que bajar de un árbol, pero a veces son realmente buenos incendios o aparatosos accidentes. Ayer y hoy, por ejemplo, salimos tarde por problemas con los servidores en Costa Rica. Si bien no hubo nada que yo pudiera hacer para colaborar con la solución, el simple hecho de estar tratando de calmar a la gente y avisarles de las novedades es agradable.

La verdad es que son pocos los momentos en los que puedo decir honestamente que estoy aburrido. Y, en esos momentos, tengo muchas cosas con que entretenerme: mi iPod, la compu, mi libro de turno; videos, conferencias, películas, música, juegos, facebook, etc… tengo de todo para mantenerme tranquilamente entretenido mientras espero el siguiente evento.

Pero claro, eso también me ayuda a pensar: en mi vida, mis sueños, mis logros, mi estado actual… que anhelo, que quiero, a que le temo, de que estoy huyendo. Insisto, cada vez que lo pienso, me doy cuenta que mi trabajo es perfecto, ideal, para mi.

Pero claro, no seria honesto negar que existen los momentos de debilidad. A veces, quisiera estar en otro lugar, con alguien; a veces, quisiera colgarme del teléfono y hablar con alguien hasta que se duerma… o yo me duerma; a veces, muy extrañamente y poco frecuente… a veces extraño un abrazo.

C’est la vie, como quisiera decir… Justo un paso atrás de estos momentos de debilidad, viene la sonrisa cínica, la propaganda introspectiva, el chispazo de interés por algo… así que, me mantengo perfectamente a flote, coordinado, equilibrado… según mis estándares, claro. (Los cuales, a la larga, son los únicos que me importan)

Supongo que esta vez no estoy taaan locuaz porque no estoy oyendo Pink Floyd… apenas voy por la cuarta parte de la discografía… ya saben, mis loqueras: agarro un artista y lo oigo completo, sin pausas ni cambios. Claro que no es lo mismo oír 35 canciones de Sussie 4 que oír 330 de Pink Floyd, no hay comparación en magnitud o intensidad.

Espero poder quitarme las ganas de la conversación hoy. Y si no, pues nuevamente, c’est la vie… siempre puedo venir a escribir acá.

Me voy a dormir, a ver si sueño con la respuesta a esa pregunta… y no vayan a decir “¿que pregunta?”, porque seria demasiado obvio que no me han puesto atención entonces…

Pink-Floyd-induced-crazy-post

Hellooo, que taaal?… Ya mas de una semana desde la ultima vez. Debo admitir que esta vez no solo necesitaba un poco de espacio, sino que yo mismo fui alargando ese espacio, hasta llegar a este punto en el que realmente tengo ganas, deseos, de escribir.

¿Pero con que empiezo? Hay tantas cosas por decir… empiezo justo por esa gota que derramo el vaso: ya voy por el episodio 40 de In Treatment. Pude haber terminado la serie hoy mismo, en 90 min mas, pero no se porque tuve el instinto de detenerme acá, dejar de verla y guardarme los últimos tres capítulos para mañana… bueno, hoy martes, así que así será: terminare esta serie hoy por la noche, al estar en la oficina.

Ahora, regreso un poco mas; doy, digamos, dos pasos atrás, al fin de semana. Excelente experiencia como siempre el compartir mis días con dos personitas especiales. Tuvimos la oportunidad de hablar de muchas cosas, tanto el sábado como el domingo… y una de estas platicas se alargo hasta ayer lunes por la madrugada. Extrañamente, o al menos así lo pienso ahora, hay un elemento especifico en el cual nos hemos interesado bastante que no había aparecido antes, voy a observar mas detenidamente la situación, a ver si se repite, para establecer cual es el patrón que estamos estableciendo.

Como sea, la-la-land de principio a fin. La semana pasada me abstuve de escribir, en parte, porque estaba aun fuertemente sacudido por la Insoportable Levedad del Ser, y porque no pude llevar la compu a la oficina, por cosas de supervisión. Aparte de eso, no hubo ningún obstáculo real para acudir acá, mas bien fue la gana de dejar que se acumulara un poco de contenido.

Y vaya si se acumulo. Un día estuve a punto de levantarme a escribir como a la una de la mañana. No recuerdo bien que día, pero estaba prácticamente recibiendo un dictado de las voces. Fue fascinante la forma en la que se fueron ordenando las ideas y como parecía casi una coreografía la forma en la que íbamos pasando de una idea a otra, a otra y llegábamos a un punto en el cual se abrían frente a nosotros varias puertas simultaneas. Si ese día me hubiera puesto a escribir, fácilmente hubiera empleado unas dos horas, creo.

En este momento, solo puedo plasmar acá una parte de ese maravilloso viaje dentro de mi mente. No pienso siquiera comentar donde empieza o donde termina, por donde pasa o quienes van en este viaje. Simplemente fue demasiado interesante.

Por otro lado, entregado a mis pasiones consumistas de siempre, estoy a punto de comprar una monstruosa batería de 9 celdas para la netbook. 7200mAh tienen que durarme HORAS, no solo dos o dos y media, sino al menos seis… al menos, usando usb’s, mi nuevo token bluetooth y el nuevo modem usb de internet. Me preocupa un poco el gran ángulo que se genera en el teclado y como la pobre compu se deforma totalmente con esa joroba que le voy a poner… pero siempre he opinado que la forma sigue a la función y me interesa mas multiplicar por tres la capacidad de carga que lo que me preocupa aumentarle una pulgada de grosor en un extremo a la maquina.

Pasando de lo ridículo a lo sublime, he estado pensando mucho últimamente. Hay algo que me…. no quiero decir preocupa, sino mas bien, que me mantiene elaborando. Casualmente todo empezó por un inocente comentario de facebook. Marines comento que después de mil años, realmente algo así como siete meses, había revisado una nota que publique donde la agregue a ella. Era uno de esos jueguitos proyectivos de escribir cosas acerca de uno y bueno, al leer su comentario, no pude evitar releer la lista… y me sorprendí cuantas cosas habían cambiado en apenas siete meses… y cuantas seguían igual.

Y llegue a ese extraño numero, ese al que le atribuyen mala suerte… y esa simple oración me golpeo un poco. Hizo eco con otras cosas que había estado leyendo y oyendo recientemente. En diferentes contextos, había oído frases o ideas similares, y ver ahí que yo mismo había escrito eso hacia menos de un año, me hizo pensar realmente en la acción mas que en el planeamiento.

Y pensé. Y pensé bastante. ¿Que hay de mi sueño? ¿Donde lo estoy dejando? ¿Que estoy haciendo por el, para el? Dos palabras: na-da. No estoy haciendo nada por seguir mi sueño, eso que al fin descubrí que me gustaría hacer. Requiere esfuerzo, y no solo en un aspecto, sino en varios. Requiere constancia, va a ser un trabajo de años… no diez, pero si al menos unos dos o tres, a buen ritmo… pero no hay forma que de ni el primer paso. Y mientras tanto se esta pasando el tiempo… y la oportunidad cada vez se va haciendo mas pequeña, mas estrecha.

Trato de consolarme pensando que también yo soy medio bestia y que esta única cosa que me pongo enfrente, simplemente es demasiado, y que estoy poniéndome una gran trampa garantizándome mi propio fracaso. Aun siendo esto cierto, el simple hecho de prepararme me haría una mejor persona, pues me sometería a un estrés constante y positivo durante un periodo prolongado, ayudándome a sacar lo mejor de mi y a aprender cosas nuevas.

Pero dejemos a un lado el plan de contingencia y pensemos en el acto de seguir el sueño. ¿Que harían por un sueño? Y acá no estoy hablando de la payasada de decir “Quiero ser millonario”. Me refiero a un sueño alcanzable, una meta, un objetivo. Algo grande, si, pero alcanzable. Un sueño es un ideal, y las personas tienden a ser idealistas y a dar grandes sorpresas cuando se trata de defender o luchar por sus ideales.

Claro que acá el tema se va torciendo un poco, pues ya no estoy hablando de un sueño per se, sino de un ideal. Y, un ideal, viene siendo como un principio, ¿no? algo fundamental y muy importante.

Un sueño, por otro lado, también es un objetivo. He visto a muchas personas a mi alrededor lograr objetivos… pero, ¿están realmente alcanzando sus sueños? No se, tendría que preguntarles… y ellos también tendrían que hacer un serio análisis al respecto. Cambiar de trabajo no es un sueño. Bajar de peso, terminar la u, casarse, tener hijos, etc, podrán ser objetivos en la vida, pero no sueños… o al menos no como lo estoy pensando.

Ya al entrar a estos ejemplos concretos, puedo tener buenos indicadores de lo que la gente hace por alcanzar esas metas/sueños/objetivos. Y entre menos material es el objetivo, mayor es la disposición de dar, de sacrificarse, de luchar por, eso que queremos alcanzar.

Y yo estoy aquí, sentado, desvelándome y escribiendo, en vez de hacer el intento de avanzar hacia eso que se me ocurrió que quería hacer.

Lo mas gracioso de todo es que mi sueño se basa en un momento, en llegar y tomar una oportunidad. Solo quiero probarme a mi mismo si seria capaz de… algo. Y si resulta que soy capaz, entonces hacerlo, durante todo el tiempo que pueda, o me dejen. Pero para ganarme esa oportunidad de probarme, debo prepararme, en varios cambios, por bastante tiempo.

¿Y que va a pasar después que llegue ahí? Ni siquiera pienso en que va a pasar si lo logro o fallo… eso es secundario. ¿Que va a pasar después de hacer la prueba, en ese eterno lapso entre el desempeño y la respuesta? Así como muchos astronautas del programa Apollo se deprimieron después de regresar de la luna… ¿no podría ser que ni siquiera me interese la respuesta, sino que simplemente todo pierda su brillo al llegar e intentar algo? Porque, después de todo, quiero probarme a mi mismo si soy capaz de algo, nada mas…

WTF? Uds. dirán…

Pero de alguna forma, de todo este caos de preguntas y respuestas se me vino una idea: ¿no es curioso que una persona pueda morir o matar por su sueño… y que sus acciones extremas estén limitadas a estas opciones? Podemos matar por un ideal, o morir por el… pero pareciera como si no se puede vivir felizmente junto a el. Ejemplos en películas: 300, V for Vendetta, Troy, The Last Samurai… Batman, etc, etc, todo el genero épico. Ninguno de los guerreros épicos, clásicos, monumentales puede tener y mantener un ideal y tener una existencia pacifica, no digamos normal.

A estas alturas, ya me estoy cansando… No se si estar oyendo durante todo este tiempo a Pink Floyd mientras escribo ha hecho que este mas… disperso de lo normal… o a lo mejor de verdad estoy rodeando algo con todo esto; no tocándolo, sino rodeándolo, para al fin poder atraparlo.

Como sea, quisiera pensar que, ya que estoy en el punto de inflexión (punto de una curva en que cambia de sentido su curvatura) de mi vida, ese nuevo sentido al que me voy a dirigir no solo debe ser algo que valga la pena sino que también empieza a volverse algo mucho mas definitivo, ¿no?

¿Y que hay mas definitivo que la muerte?

Esto me hace pensar en una frase que oí hace tiempo: “Childhood’s over the moment you know you’re gonna die.” Pero a mi no me paso eso: yo sabia que iba a morir, pero seguía siendo un niño; seguía atemorizándome, bueno, aterrorizándome, mas bien. Necesite años, muuuchos años, para poder cambiar la situación en ambos aspectos, tanto para dejar de ser niño como para dejar de atemorizarme por la muerte.

Claro que un par de años y un par de docenas de libros de budismo zen ayudan mucho en este aspecto (el samurái debe tener presente día y noche el hecho que va a morir), junto a otros elementos que no podría recetar ahorita. A lo que voy es que ahora, en mi día a día, pienso metódicamente cuando y como podría morir. Si me pasara este semáforo en rojo por descuido, si el otro se lo pasara, si me asaltan y me disparan, si me enfermo, si tengo un accidente, si hubiera un terremoto, un incendio, si me ahogara, si tuviera un accidente en la carretera, blah, blah, ya entendieron el concepto.

Pero, aunque tenga un día maravilloso, alegre, digno de la-la-land, hay dos momentos del día en los que no puedo dejar de pensar en mi muerte (o la muerte): cada mañana al despertar… y cada noche antes de dormirme.

Cada vez que me despierto, pienso en que tengo un día mas… un día mas para aprovechar, un día menos para vivir, pues cada día que pasa es un día que estoy mas cerca de mi fecha de caducidad. Creo que la gran mayoría de personas no lo piensa así, pero, en la realidad, cada día que vivimos, morimos un poco… hasta que, simplemente, ya no podemos morir mas… y se termina todo. En ese sentido, la vida es como una cuenta bancaria: podemos hacer pequeños retiros y depósitos, pero eventualmente llegara el día en que tengamos que cerrar esa cuenta… y ese día puede llegar dentro de 90 años… o 90 segundos.

Cada vez que me duermo, tengo un problema al acostarme: en ciertas posiciones en las que coloco mi cabeza, oigo, y siento, mi arteria carótida latir. Hasta donde llega mi primitiva anatomía humana, creo que la que me da el problema es una de las ramas terminales, la arteria temporal superficial. Como sea, al estar acostado, por mas que mueva la cabeza y trate de acomodarme, oigo, y siento, ese “pum…pum…pum” de mis latidos… y, simplemente, no puedo evitar que mis pensamientos se vayan a las eternas preguntas: ¿cuando se va a detener? ¿que va a pasar después? ¿hay un después; como es? etc, etc, ad nauseam.

Dato curioso (o no tanto…): no puedo dormir si tengo ruidos rítmicos cerca. Si hay un reloj cerca, por ejemplo, ese f$ck!ng “tic-tac” me mata… jajaja, no, casi, al menos me hace pensar en eso… me recuerda mis arterias y mi corazón bombeando… y me recuerda las preguntas asociadas.

Pero, obviamente, no hay forma en que pueda estar en un tanque de aislamiento sensorial cada vez que intento dormir, ¿verdad? Asi que, cada noche, paso por el mismo ritual: me acuesto, trato de acomodarme, en vano, siento los latidos, los oigo… empiezo a pensar en la muerte, el mas allá, Dios y lo demás… y así, poco a poco, como si ese fuera mi mantra… me voy quedando dormido. No es como que rece, pero, al menos, podrían decir que me duermo pensando en Dios…

Dios. Me van a dar las 3am escribiendo… si empiezo a hablar de “D”ios… wow, me voy a desvelar, severamente, otra vez.

Ahora que escribí la palabra “D”, no pude evitar recordar, con una sonrisa, que hoy almorcé con Debbie… después de cuanto tiempo volvimos a almorzar juntos. Creo que después de mas de un mes, como dos. Desde la media maratón que no nos vemos… y apenas si hemos hablado. Debo decir que de verdad me hacia falta verla y hablarle.

Que forma de cambiar de tema, ¿verdad?

Acá creo que ya caí en un momento de debilidad. Justo ahora pienso que quisiera juntarme con algunas personas esta semana. Sin ningún orden en particular, quisiera juntarme con Tanya, Dennis, Gilda, Alex, Anali, Steph, Pio… WOW! ni que me fuera a despedir de ellos “para siempre” Nooo, no me voy a morir esta semana, no se preocupen… bueno, ni me voy a morir después de hablar con todos ellos… si soy cuidadoso y las estadísticas me favorecen, basado en mi genograma cercano, me quedan aun por lo menos 60 años de vida… tiempo mas que suficiente para tratar de lograr lo que hizo Nietzsche… jaja, yeah right… you wish… (you meaning me, o sea “I wish”)

Ya aquí creo que estoy escribiendo por inercia… por seguir el impulso de seguir escribiendo. Pero supongo que para los analistas habrá algo interesante acá para interpretar o… tal vez no, a lo mejor solo es nuevamente el ego tratando de conseguir algo extra al final del día.

Recuerdo que una vez dije, con toda la honestidad del mundo: “I’m alone, but I don’t feel lonely”. Curiosamente, acabo de chequear si la frase va así… y NO, no es así, es: “I’m alone, I am not lonely”… el “feel” me lo saque de la manga. Vayan a ver si se puede interpretar algo de eso…

Creo que me quede justo en la mejor parte, yo se, i’m sorry… pero aca ya intervino el agotamiento. Si sigo escribiendo, van a ser puras incoherencias… no es que lo anterior tenga todo el sentido de una tabla de valores de una compuerta lógica… así que imagínense las incoherencias que seguiría poniendo.

Y ahora si, acá me despido, con “Alan’s Psychedelic Breakfast”, después de 30 canciones ininterrumpidas de Pink Floyd y un poco mas de tres horas de escritura.

Argh! Estúpida casualidad

Si, si… improbable no significa imposible…

Estaba por terminar mi post acerca del final del libro cuando ¡zaz! se va la luz!!!… de balde tengo ese estúpido UPS, que ni siquiera hizo beep antes de mandarlo todo al demonio y apagar la maquina.

En fin, ni toda la ira que pueda sentir en mi vida, potenciada por el numero de años que viva, lograría que recupere el texto, así que ni modo, acá vamos nuevamente.

Esta vez, escribo desde mi fiel y cada vez mas útil, netbook.

No recuerdo todo lo que escribí, así que voy a tratar de condensar y rehilar los pensamientos.

Primero, empiezo citando una frase del libro: “La tristeza era la forma y la felicidad, el contenido. La felicidad llenaba el espacio de la tristeza.” esta frase me gusto muchísimo y creo que si le da bastante sentido a las vivencias en general. Claro que puede sonar un poco rara sacándola del contexto del libro, pero igual, tiene su gracia.

ARGH!!! Bloqueo de reescritura…

Como sea, el sentido de este post es para tratar de ser objetivo y no solo mostrar mis caídas, sino también el momento en el que me levanto. Terminar el libro me dejo cansado, pero satisfecho. No puedo decir que disfrute el libro, porque realmente me sacudió fuerte, muy fuerte. Mas bien diría que me siento satisfecho. Tenia casi la necesidad de leer este libro en particular, no solo leer, así que logre satisfacer mi necesidad.

No puedo dejar de sonreír al pensar en el tono de mis posts de los últimos meses… o tal vez de mis ultimas docenas de posts que se han comprimido en apenas un par de meses. He agarrado un ritmo y un tono de escritura bastante distinto al que tenia, digamos, hace un año.

Después de estar todo este tiempo viviendo la-la-land style, yo solito busque esta oportunidad, para bajarme a tierra. Es como si justamente trate de buscar algo que me quitara esa levedad con la que andaba viviendo… busque algo que me diera peso. Ya ni sé si estoy usando esta metáfora por haber leído el libro o si la escogí libremente.

Bueno, estoy cambiando la magia de la escritura por la de la conversación, así que los dejo acá, si puedo, regreso mas tarde…

Wow! mas de una hora al teléfono… ningún record, pero, como siempre, algo muy bueno.

Esa llamada me trajo de regreso a la-la-land. See you…