Trabajando…

Ayer me pase todo el dia en el nuevo carrito, usandolo, acostumbrandome a el.

Es gracioso como al ver algo diferente a veces lo primero que
pensamos es lo dificil que debe ser hacer algo de un modo distinto al
que estamos acostumbrados. Luego de una momentanea incomodidad, al
hacer algo de una forma difertente, nos damos cuenta que adaptarnos es
facil.

En este caso, manejar con el timon del lado derecho, manteniendose
a la derecha es extraño… cuesta rebasar a los vehiculos, la
visibilidad no es nada buena, y como siempre, esta la policia viendolo
a uno con mala cara…

¿Que otras cosas seran similares? ¿levantarme temprano en vez de
levantarme tarde? ¿ir al gimnasio en la madrugada en vez de a medio dia
o en la noche? ¿salir de mi rutina para buscar nuevas experiencias?

De momento me enfrento al reto de lograr transformar mi carro como
yo quiero; volverlo algo especial, no solo tenerlo y mantenerlo, sino
mejorarlo y hacer de el algo mas de lo que ya es.

Ese mismo deseo quiero aplicarlo a mi mismo: mejorarme, pero ahora
de una forma constante, no esporadica. La constancia, al parecer, es el
mayor de mis problemas, pues no logro mantener una actitud que me
permita estar motivado para mantener los cambios que logro.

¿Que es lo que me hace falta? ¿disciplina, constancia,
responsabilidad, compromiso? no se… solo se que la intensidad con la
que a veces quiero cambiar algo es directamente proporcional a la
indiferencia que luego me causa la idea.

Este es mi reto en esta oportunidad: no dejar que mi idea se
diluya o se pierda. La ventaja es que esta vez cuento con un referente
externo, algo tangible como es el carro.

Confirme el vaya cambiando, yo debo ir cambiando con el, de forma que
los dos seamos mejores al mismo tiempo. Es un tipo de organigrama
extraño, pero muchas de las caracteristicas que deseo mejorar en el,
representan mejoras en mi mismo: disminucion de peso, aumento de
potencia, mejor maniobrabilidad, consumo ideal de combustible, mejor
apariencia, un interior simple y funcional, despojado de comodidades
superfluas…

Pareciera que estoy regresando a mi epoca en la que el carro era
una parte de mi mismo, como en los viejos tiempos de mi Corsa, cuando
el carrito era poco menos que mi exoesqueleto… mi tecnotraje como
quien dice (si alguno vio alguna vez Teknoman o Tekkaman Blade como se
llama en japones, sabra de que estoy hablando).

Ahora que lo pienso, la caracteristica principal de los personajes
que siempre he admirado, de mis heroes, a sido justamente la que a mi
me hace falta, o al menos, la que tengo poco desarrollada: la
determinacion. Por ejemplo, Batman: es un hombre que se hizo a si
mismo, a partir de un evento el decidio ser algo, alguien y dedico toda
su vida a serlo.

Es gracioso como pareciera que necesito un evento traumatico en la
vida para poder determinarme a mi mismo, mientras que mis personajes
admirados quisieran haber podido evitar ese evento para poder ser
"normales".

Creo que lo primero que debo hacer es agradecer que no tengo
niguno de esos "traumas" en mi vida y, segundo, darme cuenta que
tampoco los necesito, simplemente debo recordarme a mi mismo todos los
dias, y no de vez en cuando, que es lo que quiero alcanzar.

Y como ya es tarde, otro dìa hablare mas de los heroes…
Advertisements

Antes y Despues

Ayer pude apreciar el proceso de la transformacion, pude ver como el esfuerzo y la dedicacion podian transformar una cosa en otra. Ayer, dedicando muchos recursos (dinero, tiempo, dedicacion, esfuerzo fisico) a una sola tarea, logramos (porque no lo hice solo) una transformacion muy positiva y, sobre todo, satisfactoria.
 
La ultima vez mencione mi compra superflua, la adquisicion de una "perla negra"; la frase es al mismo tiempo metaforica y real. Logre adquirir algo que queria desde hace un tiempo y que hace un año tuve mi ultima oportunidad de obtener y que deje pasar por no ejercer suficiente fuerza de voluntad. Hace un año, cuando tuve la oportunidad de luchar por lo que deseaba, me paso lo que otras veces y cedi… me fui por el camino facil y no obtuve lo que queria, sino que me conforme con algo.
 
Ahora, un año despues, lo obtuve: me costo 2 meses y, hasta este momento, USD$ 5,500, dados los ridiculos impuestos que hay que pagar en este paisucho por tener algo que desde hace tiempo hay en el resto del mundo. Como sea, obtuve mi Toyota Starlet GT Turbo del 95. Un mini auto como los que a mi me gustan, de apenas un poco mas de 3.5 metros de largo, 1600 lbs de peso con un motorcito 4E-FTE, 4 cilindros, 16 valvulas, 2 ejes de levas a la cabeza, turbo con presion variable, 135 HP.
 
No puedo dejar de pensar en lo satisfactorio que fue ayer dedicarle todo el dia y una buena parte de mi sueldo del mes a un solo objeto, una sola idea: mi carro. No el carro que tengo, sino el carro que deseaba y que ahora tengo. Satisfacer un deseo de cualquier forma es un sentimiento agradable, pero cuando uno tiene un antojo y logra satisfacerlo de forma especifica, es mucho mas gratificante.
 
Ahora, ademas de tener lo que quiero, me transmite ese deseo de mejorar que rara vez aplico a mi mismo de forma constante. Incluyo muestras de como estaba el carrin al momento de recibirlo y como lo dejamos ayer. Claro que apenas estamos empezando y una limpieza a fondo fue lo primero, el equivalente a un baño… profundo y de 4 horas.
 
Espero, ese es mi objetivo, mejorar paralelamente a este pequeño vehiculo: mejorar mi imagen, mi estado de salud, tanto fisico como mental y espiritual, mejorar mi desempeño y hacer lo que tengo que hacer de la mejor forma posible.
 
Siempre he adorado los vehiculos y en algunos momentos de mi vida he tenido algunos que son especialmente significativos para mi. Evolucione de una pequeña caja de zapatos a un japones exotico importado bajo pedido en 10 años, el tiempo que tengo de estar manejando. Espero haber evolucionado de la misma forma de una persona normal a una buena persona durante este tiempo. Se que estoy mejor que nunca, al menos espiritualmente, aunque mentalmente a veces me falla el EPROM y fisicamente tengo el rendimiento de un valiente taxi…
 
Tal vez pueda contar mi historia en base a mis carros, como fui cambiando de gustos y modelos, de marcas y colores conforme iba cambiando mi percepcion de mi mismo y mi lugar en el mundo. Espero que esta nueva percepcion, junto con su manifestacion fisica mejore significativamente.
 
Para que esta meta funcione, me puse un limite de tiempo que creo que es al mismo tiempo razonable y exigente para alcanzar mis objetivos: 1 año. El 1 de junio del año 2007 tendre que hacer un recuento y ver si realmente logre cambiar como me habia propuesto o que me hizo falta. Espero que mi transformacion pueda ser tan agradable y real como la de mi carrito…

Nuevo horizonte… nuevo barco…

Esta semana pude experimentar con diversas emociones: tranquilidad, frustracion, enojo, felicidad, realizacion, esperanza, abandono, ilusion, etc…
 
En 3 dias pase por todo este espectro emocinal y logre encontrar sentido en cada una de las emociones que senti. Normalmente trato de ser una persona mas espiritual, mas orientada a encontrar motivadores abstractos y no materiales; pero, este fin de semana, fue mi faceta materialista y consumista la que me salvo.
 
Adquiri algo que no necesito, que no me hace falta y que es practicamente redundante. Sin embargo, tambien es algo que queria desde hace tiempo y que ahora tengo. Anoche que comentaba respecto a esto con una amiga, le decia que me daba un poco de pena decir que sali a comprar algo para sentirme mejor, porque no deberia de ser asi. Sin embargo, el objeto de mi satisfaccion es solo un medio, no un fin en si mismo.
 
En la pelicula de piratas del caribe, el capitan Sparrow habla al respecto diciendo que el Perla Negra no es solo las velas y el timon y el casco, esos son elementos que necesita el Perla para navegar; lo que realmente es el barco es libertad, ir adonde quiera uno ir…
 
Ya tengo ese tipo de libertad, de movilidad, pero ahora, lo que esta pequeña perla negra representa para mi, es la decision de hacer algo, el esfuerzo, la dedicacion… ponerme una meta y cumplirla. Esta vez, estoy persiguiendo mi meta, estoy haciendo lo que quiero… que es lo que siempre deberia hacer ¿no?