Una semana después…

Parece mentira que haya pasado ya una semana. Durante esta semana, nos vimos a diario (casi, 6/7 días) lo cual definitivamente impactó en nuestras rutinas y percepciones.

De viernes en la noche a domingo en la noche todo fue genial, relativamente tranquilo y sin mayores variaciones. El lunes fue el único día que no nos vimos, no hubiera sobrevivido al martes con ese desvelo. Pero a partir del martes… Wow… Sólo teníamos el plan de vernos el jueves, pero martes planeamos a la carrera; miércoles, improvisamos genialmente; jueves nos vimos como estaba planeado, pero no hicimos lo que teníamos planeado, y salió genial, aún más interesante de lo que hubiéramos creído; viernes… Simplemente seguimos con la inercia del contacto y nos vimos otra vez. Pero fue diferente; la conversación fue más seria, los temas más profundos, las frases más elaboradas… Todo fue más intenso…

Ayer sábado… El ritmo cambio un poco, aparecieron las dudas, cuestionamos la velocidad y terminamos reforzando el compromiso.

Me pareció tan curioso como nuestros temores, dudas y cuestionamientos se reflejan. Tenemos miedos similares, cicatrices parecidas, cuestionamientos equivalentes… y, detrás de todas estas cosas que parecen barreras, nuestros motivamientos, nuestros deseos, lo que queremos conseguir y lo que queremos cuidar también se parecen tanto…

Y todos estos grumos, esta textura, los altos y bajos relieves, son los que me hacen quererte mas, apreciarte como una persona real, no perfecta ni pretendiendo serlo, sino mas bien real, con fortalezas y debilidades, todas características interesantes. Admiro tu honestidad y tu valor al mostrarte vulnerable frente a… mi. Y al mismo tiempo que lo agradezco, no puedo evitar sentirme cada vez mas comprometido con lograr corresponder esa confianza con lo mejor que pueda dar en esta nueva e incipiente relación.

Extrañamente este es el momento en el que he estado centrado, enfocado, fuerte, deseoso y lleno de recursos. Aún no le he dado espacio a los murciélagos de mi campanario para que se alboroten, ya tendrán su momento, pero aun no ha llegado.

En fin, este post empezó hace como seis horas, y ahora debo terminarlo rápido, pues hay que dormir para madrugar para trabajar para avanzar; pero acá al final, voy a dejar un recuerdo de lo que paso y lo que compartimos y que me encanto.

2014-08-07 23.04.18

Advertisements

Jugosa actualizacion

Hay cosas buenas que contar que son tan etéreas que se me escapan de los dedos incluso teniendolas enfrente… Ayer, por ejemplo, tuve esa experiencia y realmente me hizo apreciar muchas cosas.

Laboralmente he estado muy ocupado, aprendiendo muchas cosas y estoy a punto de empezar nuevamente con otro proyecto. La práctica esta siendo muy importante y el conocimiento que estoy adquiriendo es realmente profundo e intenso.

Pero lo laboral no es realmente lo mas importante que me esta pasando. El área personal dio un salto a finales de la semana pasada, el cual empezó de forma sutil con un par de palabras claves en la comunicación,  y simplemente se manifesto en toda su intensidad en un momento de mínimo y discreto contacto en medio de una película medio de acción, medio comedia (Guardians of the Galaxy).

Luego de eso, sin planearlo, sin pensarlo, terminamos temblando y riendo, incluso antes de una copa de vino, menos de una hora después. Los nervios se sentían, a flor de piel, pero también la felicidad, la gana de experimentar, el deseo de… cambiar? salir de nuestro cascarón? Fueron dos horas de risas, sonrisas y, aún en medio de una conversación seria, un radiante sentido del humor y una hermosa sensación de complementariedad.

Nos dio el sábado en la calle, un poco bebidos de esa no nueva, pero si hace mucho tiempo sentida sensación. El resto del día paso sin mayor novedad hasta la noche, en la que el tema principal de los susurros y conversaciones cruzadas del grupo era nuestra experiencia de la noche anterior. Luego tuvimos la oportunidad de estar solos un rato, en el cual empezamos a tocar temas serios, a explorar lo que estaba pasando… y encontramos tantos puntos para explorar, tantas cosas que decir… fue tan curioso ver, oír, todo eso que pudimos habernos dicho antes, y que no hicimos… en fin…

Nos dio el domingo nuevamente en la calle, esta vez mucho mas tarde, otra vez un poco bebidos y con la misma sensación. Y nuevamente no me importo nada del día hasta pasar el almuerzo y vernos de nuevo… a solas. Y las cosas avanzaron rápido, fácil y delicadamente… hasta que topamos con una pared que salió de la nada, pero que juro que estaba atravesada a medio camino. Zaz, de 150 a 0 en un milisegundo, sin ninguna advertencia, ni tiempo de quitar el pie del acelerador, mas bien como una bala impactando la pared.

Fue intenso, fue difícil, fue un poco doloroso… pero fue real, honesto, personal, intimo. Fue el tipo de situación sobre la que le hablo a medio mundo cuando me piden consejo o me cuentan algo y que creo que es una piedra fundamental en la ecuación de la dinámica de las relaciones: poner las cartas sobre la mesa y hablar. Literalmente, dije que era una conversación “muy seria, muy rápido” pero me hizo darme cuenta de varias cosas: 1) eso es realmente lo que yo siempre predico y busco y pido 2) cuanto realmente deseo que esto funcione 3) todo lo que estoy dispuesto a hacer para que funcione 4) salí de mi cascarón, real, completamente, para preocuparme por alguien mas. Creo que puedo decir con seguridad que no recibí lo que quería, sino lo que necesitaba. Y me encanto.

Al final llegamos a un cómodo punto en común donde los dos nos sentimos cómodos, escuchados, entendidos… unidos. Y casi, casi, nos alcanza el nuevo día nuevamente juntos…

Hoy regresamos un poco al ritmo normal que traíamos de antes, pero con este nuevo sazón, esta nueva vibra hermosamente agradable que creo que estamos disfrutando conjuntamente, y que realmente pienso esforzarme en cultivar, mantener y cuidar.

Y ya… eso es lo que va a quedar acá registrado, el inicio de algo realmente bueno, realmente bonito, especialmente agradable. Conforme sea necesario, otros avances de la situación irán quedando registrados.

Y ahora, ¡a dormir!, mañana empieza la jornada laboral realmente temprano…

Otra vez un mes despues…

O casi un mes, pero ¿quien cuenta los días?

Ha pasado bastante en este período. Nos fuimos de viaje al lago de Atitlán, este vez no a Pana directamente como otras veces, sino a Santa Catarina Palopó. Pasamos tres días de relajación, con mucha platica y convivencia.

2014-06-28 09.58.47-1

 

Luego de estos días, un poco descanso (del descanso) y a trabajar! Reuniones, entrevistas y, de repente, ya había pasado una semana y estaba en trabajo de análisis. Luego, una semana mas, trabajando arduamente, desvelandome como ya tenía tiempo de no hacerlo y aca estoy, a punto de culminar esta fase de trabajo y preparandome para un nuevo proyecto y la actualización de un proyecto anterior la semana que viene. Me siento encantado de estar tan involucrado en este trabajo que casi con total certeza puedo decir que es el mejor de mi vida.

En áreas no laborales, las cosas también han tenido cambios, unos buenos, otros malos… otros simplemente cambios, han cambiado circunstancias o elementos sin traer ninguna consecuencia inmediata. Las cosas malas claro que han, y están siendo, incomodas; pero las buenas han sido geniales y las otras, simplemente curiosas.

Dentro de tanta cosa, tengo la impresión que tengo realmente a la mano la oportunidad de ese cambio que quería y me falta, el de dejar de tener para ser… Espero que las cosas se resuelvan de la mejor forma en ese frente, pero no depende solo de mi, sino también de como se acomoden las circunstancias externas.

Han habido extrañas punzadas de melancolía, dolor e incluso severa tristeza a lo largo de estos días, pero afortunadamente todo es bien nebuloso, se disipa con un poco de movimiento y esfuerzo. Y cada día, cada hora que estoy ocupado, mi mente se mantiene clara y enfocada.

Tristemente, aún no he logrado retomar mi entrenamiento. En parte por el horario cargado, pero mas que nada por mi mala capacidad para organizar mi tiempo y la forma en que sacrifico tiempo de ejercicio por tiempo de sueño, el de sueño por trabajo, y el de trabajo por entretenimiento… mal intercambio, muy malo…

En fin, como siempre… tempus fugit, y seguro vere los resultados de mis decisiones muy pronto… solo espero tener la suerte suficiente para que los factores externos queden alineados con los internos y logre generar consecuencias positivas de todo esto.

Cambios…

La situación está relativamente estable, aunque debo admitir que en el lado negativo. Las cosas no andan funcionando bien dentro de la calabaza y los patrones de sueño están de lo peor… Así que tuve que empezar a recurrir a ligeros ajustes químicos para ayudar.

De momento, nada serio. Estoy empezando por los relajantes suaves y de ahí tendré que ver si necesito ir escalando o no la intensidad de la ayuda. Hoy es apenas mi segunda dosis, así que es muy pronto para decir si esta siendo efectivo o no. Mi sueño tampoco fue precisamente maravilloso anoche, a ver si conforme se vaya reajustando el ritmo mejora también la calidad…

Estaba esperando a empezar un proyecto hace unos días, justo el viernes pasado, pero no se hizo nada. En teoría, debería de pasarse para este fin de semana, pero ya tengo planeado algo más para esos días, así que o me lo pierdo o empiezo hasta la otra semana… De cualquiera de las dos formas, empieza a afectar mi ritmo económico nuevamente.

Por lo demás… Luego de la débil queja sobre mi nivel de introspección y soledad, estoy planeando una pequeña excursión antes del viaje, pero los recursos realmente están escasos, así que no se que tan recomendable vaya a ser la cosa. Estar encerrado no es lo mejor ni más sano, pero las circunstancias y los recursos están determinando la situación. Extrañamente esto no había sido un problema antes, pero ahora parece que si lo va a ser.

Con un poco de suerte e inspiración, estoy seguro que vamos a lograr que las cosas caminen… Pero los dos elementos están siendo escasos de momento, así que la solución no va a presentarse a corto plazo.

Ah! Y extra, el internet de la casa está muerto, espero que mañana se arregle eso o voy a tener que empezar a alegar y eso va a ser otra pérdida de tiempo y energía.

Ya termine de ver la serie que estaba viendo en estos días, Homeland, y voy pasando la mitad del libro que estoy leyendo, Red Storm Rising. Todavía hay series para ver, y otros libros para leer, así que no me preocupo por los distractores… de eso no hay escasez.

Después de la crisis…

En estos momentos se supone que estoy en otra fase. Logre sobrevivir marginalmente la crisis que se me vino encima, y claro, no es una solución ni nada parecido, sólo apenas una pequeña prórroga, como ya ha pasado antes.

He pasado un par de buenos días, en excelente compañía y disfrutando de buenas comidas, pero eso es sólo una negación del estado general de las cosas, es apenas un respiro y un momentáneo olvido de como está la situación y de lo que debo y debería hacer.

No puedo evitar sentir siento enfado, un enojo latente hacia mi mismo por la situación en la que estoy. Al final de cuentas, obviamente soy responsable de todo este asunto…

Vamos a ver que va pasando en estos días. Incluso cuando alguien me tira una cuerda, eso no quiere decir que ya salí del agujero y que estoy salvado… Voy a probar aferrarme a la cuerda y ver como se desarrollan los acontecimientos; de todas formas, acabo de conseguirme milagrosamente un mes más de margen antes de tomar una decisión precipitada, así que tengo que aprovechar esos días.

Mencione la comida, y lo menos que puedo hacer es enseñarla 😉

El jueves fue sencillo, un latte por ahí, un bagel por allá… Un par de tequilas para terminar el día y ya.

El viernes fue muuucho mejor: un par de sándwiches finos a medio día, y luego un bocadillo con vinitos en la noche.

20140614-205858-75538686.jpg

Y hoy… Hoy toco comida peruana 😛 un delicioso ceviche peruano de pescado…

20140614-205947-75587286.jpg

Las situaciones fueron totalmente diferentes cada día, distintos acompañantes, distintas ocasiones, diferentes ánimos… Aunque disfruté todas, debo admitir que una de estas ocasiones me dejo pensando más de lo que realmente hubiera querido… Pensando en la persona, las frases, la dinámica… Pero también pensando en mi, cuando no el narcisista…

En estos momentos estoy pensando más de la cuenta y por eso me quedo tan bien el recordatorio de escribir algo, justamente para liberar un poco de presión mental.

Después de tanto tiempo de decir que no había “necesitado” escribir, aquí estoy nuevamente, haciendo uso de esta herramienta como la había dispuesto originalmente. Obviamente no quiero decir que extrañaba esta dinámica, pero me encuentro realmente satisfecho de tener al estructura ya lista para su uso específico y ver que es igual de útil como lo fue hace tiempo.

Back on line…

Después de varias horas de dudas y algo de desesperación, logre al fin revivir mi teléfono, pero por alguna extraña razón no logre que el beta funcionara de ninguna forma, así que… tal vez prueba suerte con el segundo beta o algo así, pero al menos en estos momentos voy a dejar pasar la oportunidad de jugar con el nuevo software.

Pase el fin de semana enfermo, o al menos sintomatizando una buena gripe, la cual ya logre casi erradicar, excepto por la tos… esa sí está necia.

Fue un fin de semana relajado, con Coronas y pizza, sin cine como habíamos planeado, pero… c’est la vie, no todo sale como lo planeamos.

Que más? Mañana, en ya menos de doce horas, vuelvo al trabajo, y creo que es ya la fase final del proyecto, por lo que esperaría yo poder involucrarme en otro y seguir adelante, aprendiendo y haciendo, mejorando todo lo posible.

Nuevamente estoy con esa sensación de catástrofe inevitable, la cual es medio cierta pero no totalmente cierta y, definitivamente, no es una catástrofe, sólo un gran paso atrás. Pero como sea, luego de la sensación desproporcionada de algo negativo viniendo sobre mi, lo que tengo y debo de hacer es hacerle frente, no encerrarme en la casa todo enfermo a esperar a que pase. Mañana que salga voy a dar pequeños pero decididos pasos para enfrentar la situación y buscar alguna salida a todo esto.

A menos aproveche para terminar de ver House of Cards, vi un par de series de documentales que tenía ahí guardados y ahora estoy viendo una de las varias películas aún pendientes. Poco a poco voy saliendo de los vídeos pendientes, y espero igual ir saliendo de otras cosas pendientes en mi día a día.

No betas for me…

La cosa no funciono bien cuando al fin me decidí a usar los dichosos betas. Ya instale el OS X 10.10 en una de mis computadoras, pero realmente no funciona bien; esta tranquilo hasta que intentó usar Safari para navegar en internet… y, a ver, ¿qué tan útil es una computadora que no puede navegar en internet? Se reinicia cada vez que intento conectarme, si no hago nada, no se reinicia sola…

Y el iOS 8, que debería funcionar mágicamente en mi teléfono… Simplemente no se deja instalar. Probé ya más de media docena de veces y no funciona, simplemente me tira error desde iTunes y no hace nada. Así qué ahora, me toco restaurar el teléfono… Buena suerte esperando dos o tres horas, según mi conexión, para que se bajen los archivos necesarios y pueda pasar por el proceso de restauración.

20140606-202203-73323194.jpg

Así qué ahora voy a aprovechar para avanzar ávidamente mis episodios de House of Cards mientras espero. Por suerte, como soy una persona redundante, fanboy y comprador compulsivo, tengo un iDevice de más, así que no estoy totalmente muerto en el agua sin el iPhone…. Claro que eso no disminuye en lo más mínimo la molestia de estar pasando por esta situación, pero ni modo, ¿qué es la vida sin estos momentos tormentosos? Jejeje

Ya les contare cuando mi pisapapeles con forma de iPhone 5S esté de vuelta a la vida.